sábado, 27 de diciembre de 2014

Adelgazar comiendo como un rey


Leí un artículo sobre el cocinero David de Jorge, quien adelgazó 130 kilos en dos años con balón gástrico y dieta. Me hizo mucha gracia cómo redactó sus 20 mandamientos:

1. Quiérete mucho. Lo que los demás piensen de ti te la trae floja.
2. Ahora lo más urgente es no tener prisa. Tardaste en engordar, ten paciencia para adelgazar.
3. Busca la comida fresca, la tranquilidad y la alegría.
4. Aléjate de la gente tóxica, haz tu contabilidad y rodéate de los que merecen la pena. Si tu entorno es un caos, cámbialo.
5. A veces no hay respuesta en tus kilos. Acéptalo y avanza en tu objetivo de bajar peso.
6. Sonríe, hay problemas peores que el tuyo. Date un voltio por un oncológico y alucinarás en Cinemascope.
7. Eres caprichoso, sí. Pon más lonchas de jamón en el bocata y olvídate de untarle mahonesa.
8. Eres finolis, sí. Cómete la cereza del pastel y no el pastel.
9. Eres paciente, sí. Espera con más calma a que todo el mundo se sirva en la mesa.
10. Eres participativo, sí. Comentando lo rico que está todo lo que comes y bebes.
11. Eres enamoradizo, sí. Vive con más intensidad para que cualquier emoción doble tu consumo de oxígeno.
12. Desconfía de quien nunca se dio el gustazo de comportarse en la mesa como un animal. De esa forma averiguas tus límites privados y la delgada línea que separa al gourmet del zampabollos.
13. Huele los alimentos, olfatea, disfruta de la textura, del aroma. Cierra los ojos y guíate con la boca. Paladea todo con agrado. Busca tu gusto. Siente. Observa. Recuerda. En lugar de reducirte, amplía. En vez de tragar, mastica.
14. Una vez iniciado el proceso de alimentarte con sentido común, parecerá que comes por primera vez y te convertirás en una tabla rasa. Lo borras todo, no hay registros. Todo sabe increíble. No encuentras antecedentes en el archivo y decidirás si te gusta. Gozarás con todo lo que te rodea. Te divertirás como nunca comiendo.

15. Desayuna por encima de todas las cosas. Sí, D-E-S-A-Y-U-N-A. Es la mejor comida del día, la raíz que permite que tu árbol esté vivo, tenga ramas y hojas y crezca sano. No te lo saltes por nada del mundo. Come algo a media mañana, almuerza, merienda y cena temprano. Dormirás como un cartujo. Métete con un poco de hambre en la cama y experimenta la sensación gozosa de amanecer con apetito. Cambia tu rutina y tus malos hábitos y no podrás escapar de este bucle saludable.
16. Cocinar es la mejor inversión a largo plazo que podrás hacer para ti mismo y los tuyos. En cada gesto se nos va la vida. Cúrratelo para que merezca la pena.
17. Encuentra las recetas que te permitan vivir mejor
18. Controla tu peso. No pierdas nunca el contacto con tu báscula. J-A-M-Á-S.
19. Si sumas resta. Si restas, date un premio. Ayer cené carne asada y patatas, tomé pastel. Perfecto. Mañana come ligero, fresas de postre. Esta semana bajé un kilo. ¡Eres un titán! Date el gustazo y cómete algo emocionante, el chorizo de Pamplona en bocadillo es lo más.
20. Haz ejercicio. D-E-P-O-R-T-E. Camina. Nada. Monta en bici. Pasea. Corta el césped. Poda el seto. Anda por la orilla de la playa. Folla más con tu pareja o con la vecina o con tu compañero de piso o, mejor, con todo el equipo de waterpolo. Saca el perro a pasear y que vuelva sacando la lengua. Pero mueve el culo y gasta la zapatilla. Suda y sufre un poco, mamón. O mamona.
Y un dogma de fé
Si eres obeso, busca ayuda profesional para acabar con esta pesadilla. De este lío no saldrás solo. Échale valor; si te lo propones, puedes. Tendrás que currar como un caimán, pero volverás a nacer. Recobrarás las ganas de vivir. Volverás a respirar por la nariz. Saltarás de la cama con las pilas a cien. Si te olvidaste de ti mismo por demasiado tiempo, da igual. Eres obeso, ¿no?, pues necesitas un médico. Sí, un M-É-D-I-C-O. Repito, un M-É-D-I-C-O. Levanta el culo del sofá, búscalo y hasta la victoria, vencerás. 


miércoles, 24 de diciembre de 2014

Feliz y saludable Navidad



Aunque sea ya casi Navidad yo no dejo de pesarme los miércoles. Esta semana he bajado 0,6, lo cual sería una muy buena noticia si no fuera porque la semana pasada había subido 1,1, así que vuelvo a estar donde estaba justo cuando logré mi primer objetivo.


Y, bueno, llamadme Grinch o lo que queráis, pero en este blog no vais a encontrar espíritu navideño ni consejos de "disfrutad y comed cuanto queráis" sino todo lo contrario. Recordad que esto no lo hacemos sólo por estética sino también y sobre todo, por SALUD. Pegaros varios atracones durante estos días no es nada bueno para vuestro cuerpo así que NO LO HAGÁIS. Tampoco digo que estéis comiendo ensaladas mientras el resto de la familia se come el cordero, ni que toméis una infusión mientras los demás se comen el roscón de Reyes, pero tampoco os deis al desenfreno culinario porque luego vais a pagar las consecuencias.


Ahora que lo pienso, más que Grinch soy Pepito Grillo así que podéis darme las gracias por ser la voz de vuestra conciencia.


De nada.




miércoles, 17 de diciembre de 2014

Fantasea... (y me puse un kilo encima)



Hoy no quiero hablar de mi porque me puse un kilo encima esta semana y estoy enfadada.

Pero he leído un artículo interesante y lo quería compartir con vosotros. Es sobre un truco para controlar los antojos (podéis leerlo aquí). Yo esta semana he sucumbido a varios antojos: comí bombones, tarta de chocolate, batido de chocolate y patatas fritas. No todo el mismo día, claro. La buena noticia es que todo me sentó bien y mi vesícula respondió como una campeona, como si aquí no pasara nada. Bueno, dije que no quería hablar de mi así que mejor os cuento lo del artículo.

Así me he quedado esta semana: como el niño que se tiró al río de la fábrica de Willy Wonka

Éste es el truco: "La solución no es dejar de pensar en los pasteles, sino todo lo contrario: fantasear sobre ellos. En un estudio de la universidad Carnegie Mellon comprobaron que los sujetos que se imaginaban comiendo ese helado o chocolate, con todos los detalles, después sentían menos deseo de comerlos de verdad. Imaginarse la comida proporcionaba al cerebro casi las mismas respuestas físicas y emocionales que la comida real, pero sin calorías.
Así que antes de levantarte a hablar con la nevera o la máquina de chocolatinas de la oficina, cierra los ojos y deja que tu mente se deleite con la imagen de la comida prohibida durante unos minutos. Verás cómo se pasa."

¿Qué os parece? ¿Lo probamos?


jueves, 11 de diciembre de 2014

Cómo adelgacé 25 kilos -> Polémico vídeo






Ayer encontré este vídeo de una bloguera que suele hablar de maquillaje y cosas de estilo, pero en este vídeo contó cómo había adelgazado 25 kilos. Al parecer desató polémica porque dijo que había hecho cosas no muy saludables y no muy recomendables. Dijo, por ejemplo, que no desayunaba (cosa que ahora no recomienda) y que no hacía deporte. Lo que hizo fue tomar muchas infusiones de cola de caballo (que es diurética), beber mucha agua y restringir ciertos alimentos, como la bollería.

Por los comentarios recibidos decidió hacer otro vídeo aclarando algunos puntos de lo que contó en su primer vídeo. Hay que decir también que tardó 3 años en perder los 25 kilos, no los ha recuperado y el único problema de salud que tiene es anemia.

Me gustaría que los vierais (al menos el primero) y me digáis qué opináis, porque yo la verdad es que no veo el motivo de tanta polémica.







miércoles, 10 de diciembre de 2014

30 días comiendo crudo


No, esta vez no he sido yo, aunque ya sabéis que me gusta mucho la dieta cruda. Os dije que había estado viendo varios documentales sobre dietas y salud y éste es uno de ellos. Se trata de una chica que hizo un retiro de desintoxicación en un centro crudívoro. Estuvo 21 días y después completó los 30 días desde su casa. Os recomiendo que lo veáis hasta el final, incluidos los créditos (donde cuenta qué pasó después de esos 30 días).

Por mi parte, esta semana sólo he bajado 100 gramitos, pero prefiero pensar que toda bajada es buena. (Ya sabéis: el que no se consuela es porque no quiere).



martes, 9 de diciembre de 2014

1r objetivo superado!!!


Como veis en el lateral derecho del blog, desglosé mi objetivo en tres objetivos de 5 kilos cada uno.

El primero era llegar a 72,7kg y ya lo logré!! Hace varias semanas que dejé ese número atrás, pero no quería cantar victoria antes de tiempo, porque a veces una vuelve a subir un poquito... pero hoy ya sí me atrevo. Hoy peso 72,2kg. O sea que esta semana casi no he bajado (aunque el peso oficial es el de mañana), sólo 100 gramitos, pero al menos ya puedo dar el primer objetivo por cumplido.

El ejercicio lo llevo sorprendentemente bien. Empecé hace una semana y lo he hecho todas las mañanas excepto una. No hago todo lo que me mandó la nutricionista porque es una barbaridad, teniendo en cuenta que hasta ahora no hacía nada de esto. Son 5 ejercicio diferentes (todos para trabajar los abdominales) y son 200 repeticiones en total. Estoy haciendo algunas menos pero cada día aguanto un poquito más y mejor. Ole por mi ;-)

Últimamente he estado viendo documentales y entrevistas sobre dietas y salud, en los próximos días os compartiré algunos más.


domingo, 7 de diciembre de 2014

Perder peso en público y Oprah


Soy muy fan de Oprah Winfrey.

A veces buceo en internet buscando programas suyos que no haya visto antes. El otro día encontré uno muy interesante titulado algo sí como "perder peso en público". Son entrevistas muy cortitas con mujeres famosas que han perdido mucho peso y han estado en boca de todos cuando eso ha sucedido. 

Son Valerie Bertinelli, Marie Osmond y Star Jones. Marie Osmond, por ejemplo, cuenta que sólo fue consciente de que tenía un problema cuando su hijo mayor le dijo que todos los hermanos se habían reunido (son 8) y habían decidido que tenían que decirle la verdad: que la querían mucho tal y como era, que estaba guapa como quiera que estuviese, pero que se estaba jugando la salud y que si seguía por ese camino iba a tener un infarto cualquier día (el mal que aqueja a casi toda su familia). Eso fue lo único que le hizo cambiar el chip y tomárselo en serio.

En lo que todas coinciden es en que no hay que hacer dieta sino cambiar de hábitos y en que el ejercicio es super importante (tomo nota...).

Aquí os lo dejo, por si lo queréis ver. Son unos 40 minutos y es en inglés.


viernes, 5 de diciembre de 2014

Un asqueroso brownie



Así como lo leéis: ayer me comí un asqueroso brownie.

Sé que no debía, ni por la vesícula, ni por el peso, ni por mi cuerpo en general, que ya no está acostumbrado a comer azúcar. Pero había sido un día muy largo y entramos a una panadería/cafetería para merendar. No tenían nada salado para comer. NADA. Así que miré las opciones dulces y todo era muy potente. Lo que más se me antojó fue el brownie, con esa capa de chocolate brillante por encima y esas nueces.

Lo comí muy a gusto hasta más o menos la mitad. Entonces empecé a pensar que qué empalagoso y que qué hacía yo comiendo esa cosa. ¡Yo! ¡Que hace un año me podría haber comido siete como ese del tirón! Lo acabé un poco por compromiso y por pena de dejarlo y bebí medio litro de agua.

Por la noche cené sopa juliana (me quedó un poco sosa, si tenéis alguna recomendación me contáis vuestros truquitos y mejor), hamburguesa vegetal (de champiñones) y un poco de pan integral con paté de aceitunas negras.

Lección aprendida: mi cuerpo ya no acepta grandes dosis de azúcar ni dulces en general así que, se acabaron las tentaciones. 

*No pongo foto porque si os enseño el brownie igual seré culpable de haceros caer en la tentación y no quiero. De nada.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Catching Kayla. Un chute de motivación


Está en inglés. No sé si existe una versión subtitulada pero os recomiendo que la busquéis si no sabéis inglés. La historia es impresionanate y una (una como yo, por ejemplo) simplemente se siente del todo ridícula quejándose por no poder hacer unas cuantas abdominales cada mañana o salir a caminar dos horas a buen paso un par de veces por semana.

No digo más. Mejor ved el vídeo.


miércoles, 3 de diciembre de 2014

Ejercicio: día 1



Maribel me ha echado la bronca porque no hago ejercicio. Maribel es mi nutricionista y ayer tenía revisión con ella.

No la puedo engañar. Dice que voy muy bien con la dieta (eso es cierto) y que he perdido mucho volumen, pero que estoy bajando demasiado despacio de peso y eso es porque no hago ejercicio. Además, cuando más volumen pierdo más se me nota la barriga y ella está empeñada en acabar con eso. Dice que es imprescindible fortalecer esta zona, para que el estómago y todos los órganos estén exactamente en su sitio y funcionando correctamente.

Tiene razón, ya lo sé. Esta mañana me he levantado y he hecho la tabla de ejercicios que me dio. Bueno, sólo he hecho una parte, porque son como 200 abdominales hechos de diferentes formas y, claro, no puedo empezar así de golpe y menos ahora que estoy débil, porque llevo otra vez cuatro días en cama.

Pero me he propuesto hacer los ejercicios todos los días nada más levantarme, se a la hora que sea y me sienta como me sienta. Así hasta que el cuerpo se acostumbre y me lo pida. Dicen que para adquirir un hábito hay que repetirlo durante al menos 21 días, así que allá vamos. Hoy es el día 1.




miércoles, 26 de noviembre de 2014

3 meses. 5 kilos



Mañana se cumplen 3 meses exactos desde que retomé este blog y publiqué mi nuevo peso oficial. Eran 77,3 kg. Hoy peso exactamente 5 kilos menos. Podría parecer que no es mucho, pero para mi toda bajada es buena, sobre todo después de que mis primeros intentos fueron todos fallidos.

El hecho de estar controlada por una nutricionista hace que me esmere más; y el hecho de tener cálculos biliares, pues también, no lo vamos a negar. Para empezar porque hay alimentos que me sientan mal, así que no me permito excepciones de las de " por un día no pasa nada" porque creo que esas son precisamente las que hacen que tiremos todos nuestros logros por la borda.


Ahora como mucho menos que antes pero no siento ansiedad ni me quedo con hambre. Creo que es porque lo que como ahora es de mucha mejor calidad nutritiva y por tanto mi cuerpo se siente realmente saciado. Para que os hagáis una idea, esto es lo que he comido los últimos días:

El lunes

Desayuno: 

Eko con leche de avena y salvado de avena (sin edulcorantes)
Tostada con tomate, un poco de aceite y una loncha de pavo (sin sal)

Media mañana:

Una infusión y una barrita de cereales

Comida:

Lentejas (sin carne)
Un poco de pan integral (unos 30 gramos, así a ojo)
Una infusión

Media tarde:

Fruta e infusión

Cena:

Pimientos de padrón
Ventresca con pimientos rojos
Infusión


El martes

Desayuno: 

Eko con leche de avena y salvado de avena (sin edulcorantes)
Tostada con tomate, un poco de aceite y una loncha de pavo (sin sal)

Media mañana:

Infusión y tortitas de maíz

Comida:

Tortilla con setas y ajo
Ensalada de lechuga, canónigos, cebolla y tomate aliñada con aceite y gomasio
Infusión

Media tarde:

Fruta e infusión

Cena:

Sopa de pollo con fideos (debía haber sido de verdura y sin pasta, pero fue mi excepción de la semana...)
Infusión

Éstas son las pautas:


Comer 5 veces al día
No tomar la fruta en las comidas
No tomar nada de azúcar ni edulcorantes
Tomar 60 gramos de pan integral al día
No tomar café ni teína
Tomar 3 infusiones al día (aunque la de la cena creo que me la voy a quitar porque luego la vejiga no me deja dormir jajaja)
Tomar legumbres una vez a la semana
Tomar pasta o arroz una vez a la semana (dije "o", no "y", así que si una semana como arroz, no puedo comer pasta, y además es todo integral)
No comer nada frito
Comer pescado dos o tres veces por semana (antes a veces no comía ni una...)
No comer chocolate (excepto el de las barritas de cereales)
Beber sólo agua, infusiones y leches vegetales

Con estas pautas sé cómo elegir mi comida cuando estoy fuera de casa, lo cual sucede bastante a menudo algunas épocas del año. A veces no hay mucho donde elegir y hay que comer cosas "prohibidas" pero entonces sí que un día es un día y no como cuando estás en tu casa y cada día encuentras una excusa para hacer la excepción.

Sigo fallando en lo de siempre: el ejercicio.




lunes, 24 de noviembre de 2014

Cómo Chris Dancy perdió 45 kilos


Hace unos días Chris Dancy estuvo en Madrid así que después de su visita, como suele suceder, salieron varias entrevistas y artículos sobre él en la prensa española. Chris Dancy es, supuestamente, el hombre más conectado del mundo. Utiliza muchísimas aplicaciones y aparatos tecnológicos para recoger datos, seleccionarlos y analizarlos.

Me dio curiosidad que hizo una crítica sobre cómo la gente suele usar la tecnología, como para hacerse selfies o poner que han caminado 5 kilómetros o que han tomado una cerveza con su amiga Maripili. Según él, todo eso no sirve de nada porque es efímero y no nos aporta ninguna información valiosa para cambiar y mejorar nuestra vida. El otro dato que me dio curiosidad fue que dijo haber conseguido perder 45 kilos gracias a la tecnología y a su afición (o más bien obsesión) por la recogida de datos.

Así que busqué más entrevistas hasta que encontré una en lo que explicaba cómo lo había hecho:

Durante tres años se dedicó a recoger datos sobre sus hábitos. Usaba un contador de calorías, registraba su ritmo cardíaco, su presión arterial y sus niveles de glucosa y colesterol, calculaba sus horas y calidad de sueño, tomaba nota de con quién estaba y cómo se sentía cada vez que comía y de qué comía y en qué cantidades.


Después analizó los datos recogidos en esos tres años buscando patrones. Se dio cuenta de que se relacionaba con mucha gente tóxica, que él creía que eran buena gente pero en realidad le estaba perjudicando. Era gente con la que bebía de más, dormía de menos, comía peor y, en general, le generaban hábitos no saludables. Fue comprendiendo que debía dormir más y mejor, en un horario regular, madrugando, que debía dejar de fumar y hacer ejercicio. Y, por supuesto, también aprendió qué le convenía comer y beber y qué no le convenía. 


Así fue como perdió 45 kilos y no los ha vuelto a recuperar porque, básicamente, ha hecho un cambio de hábitos en el que da mucha importancia al cambio en sus relaciones.





miércoles, 12 de noviembre de 2014

Buscando motivación para hacer ejercicio


El peso oficial de esta semana es 73,0. Esto es 0,3 kg más que el último peso oficial, pero de eso hace ya dos semanas...

Últimamente me ha vuelto un poco la ansiedad. Esa que te lleva a pegarte atracones de cualquier cosa menos de las cosas saludables. No me los he pegado porque sé que no puedo, pero si no fuera por mis benditas piedrecitas habría caído seguro. La verdad es que la dieta ya me aburre bastante, aunque es más variada de lo que pensaba en un principio, pero es el efecto psicológico de saber que hay cosas prohibidas lo que me agobia.

Sigo fallando en lo mismo: el ejercicio. Estos días está lloviendo y hace mucho frío, así que no he salido a caminar. Entre el mal tiempo y los compromisos profesionales, no me queda tiempo. Debería hacer ejercicio en casa pero eso me cuesta horrores. Me lo tendré que imponer espartanamente hasta que me acostumbre y el propio cuerpo me lo pida. ¿Creéis que funcionará?


lunes, 10 de noviembre de 2014

Invencible (o no)


He vuelto del viaje y podría decir que he superado la prueba, pero no estoy segura. Me explico: me fue relativamente fácil encontrar comidas aptas para mi dieta. Las que no fueron aptas me sentaron de maravilla. Esto era algo que me preocupaba: que si algún día tenía que comer algo fuera de mi dieta, me sentara mal, porque eso pasa mucho con las piedras. Uno de mis primeros síntomas fue que la comida me sentaba mal y tenía digestiones pesadas. Pero no. Comí pasta y arroz (como para no catar la paella estando en Valencia...) y todo me fue bien. Tomé muchas infusiones, nada de azúcares y casi nada de carne.

Pero hoy vuelvo a casa, me peso y resulta que he subido un quilo enterito... Y pienso: con lo lento que voy bajando, si en 4 días he subido un quilo y la semana que viene tengo otro viaje de 4 o 5 días en el que puedo subir otro quilo sin darme cuenta, ¿lo habré tirado todo por la borda?

Prefiero no pensarlo y motivarme leyendo historias de éxito, como ésta: Tras bajar 68 kilos, una mujer que hizo dietas toda su vida ahora se siente invencible. Mirad lo que dice:

"Pasé 30 años de mi vida pensando que si tan solo pudiera bajar de peso, entonces podría empezar mi vida, entonces formaría parte del equipo de animadoras, entonces podría tomar esas vacaciones, entonces conocería al hombre de mis sueños, etc.", dijo Durrant. "Nunca sentí que yo fuera suficiente".

"Antes, si comía un alimento que no era de dieta, pensaba que lo había arruinado todo y dejaba de hacer cualquier dieta que estuviera haciendo", dijo Durrant. "Ahora sé que puedo darme un gusto ocasionalmente, asistir a celebraciones, ir a restaurantes... porque he aprendido a elegir alimentos saludables a donde quiera que voy".

Y miradla a ella:


miércoles, 29 de octubre de 2014

Bajando, lento pero seguro


Aquí Ally reportando. Sigo viva pero como lo hago todo a un ritmo exageradamente lento, este blog quedó fuera de la ecuación de mis días.

Hoy peso 72,7. Como dije el otro día, la última vez que pesé "tan poco" estaba embarazada. Imagínense. Sólo son 3,8 kilos perdidos, pero en volumen y sensación de ligereza es mucho más. Y si tenemos en cuenta que la primera vez que empecé dieta y blog pesaba 82,3 entonces la bajada es de casi 10 quilos.

La nutricionista hace dos semanas que no me mide. La semana pasada, porque tuve un estreñimiento brutal y dijo que mejor no medirme. Ayer porque estaba con la regla y, lo mismo, dijo que estaría hinchada y que no merecía la pena llevarnos un disgusto por una cifra que tampoco sería real. Sobre el peso, dice que debo bajar entre 100 gramos y un quilo por semana, así que voy bien.

Como el mes que viene voy a estar viajando otra vez, le pedí que me diera pautas sobre la comida. Me sorprendió que me dio pautas muy generales, cuando la dieta hasta ahora ha sido super específica, diciéndome exactamente qué tenía que comer no sólo cada día sino cada hora. Pero las pautas para viajar son genéricas, tal vez para que no me agobie con el tema. Lo que no sé es si con el poco tiempo que llevo con ella ya he asumido esta nueva forma de alimentarme como un hábito o si en cuanto esté fuera de su vista voy a recaer en todos los males. Claro que me la juego, porque con las piedras en la vesícula si me paso con la comida voy a sufrir, así que tampoco creo que vaya a ser tan imbécil ¿no?

Las pautas para viajar son, más o menos, éstas:

-no llegar a las comidas con mucha hambre
-terminar las comidas con infusión en vez de postre
-no pedir cosas fritas
-no ir a restaurantes de autoservicio
-pedir, siempre que sea posible, verduras y pescado o carnes magras a la plancha
-si pido salsas, que sean de base vegetal (como de tomate) y no de leche o nata

Sigo fallando en el tema del ejercicio. Cuando puedo salgo a caminar (dos horas, a buen paso y por el monte) con un audiolibro, pero entre unas cosas y otras hace bastantes días que no salgo. Además Maribel me puso una tabla de ejercicios muy centrada en los abdominales porque dice que si no refuerzo esa zona es muy difícil que la vesícula me vuelva a funcionar bien. Pero no sé por qué me cuesta tanto ponerme a ello. Prefiero mil veces salir a caminar o hacer el pájaro con la wii antes que tumbarme sobre una colchoneta a hacer abdominales. A lo mejor es porque tengo el prejuicio de que eso debería hacerlo a primera hora de la mañana. Tal vez si me convenzo a mi misma de que lo puedo hacer, por ejemplo, antes de la cena, me será más fácil.



miércoles, 15 de octubre de 2014

8 cm



8 cm. Esto es lo que he perdido de cintura esta semana según Maribel, la nutricionista. ¿No es absolutamente increíble? Según ella también he perdido 1 cm de cadera, ninguno de pecho (bien por eso jajaja) y 500 gramitos. Lo raro es que según la báscula de mi casa he subido 200 gramos pero, como dice Maribel, es más importante perder volumen que perder peso. Y ahí ni la cinta métrica ni la ropa mienten.

En cuanto a la comida, me sigue yendo bien. Es variada y no paso hambre, aunque ayer le pedí que me cambiara un par de cenas porque eran ensaladas y yo ya necesito algo calentito por las noches, que vivo a 1200 metros de altitud.

Por lo demás sigo bastante cansada, duermo mucho y no trabajo ni un 20% de lo que es habitual en mi. Menos mal que tengo ahorros porque si no no llego a fin de mes... Mañana tengo tres reuniones seguidas a partir de las 6 de la tarde, así que me tendré que tomar la mañana con calma porque si no puedo acabar reventada.

Os leo a todas, no dejéis de escribir!!

lunes, 13 de octubre de 2014

Cine sin palomitas




Dicen que los auténticos cinéfilos nunca jamás comen palomitas en el cine. Ni palomitas ni otras cosas. Pero yo el cine siempre lo he asociado a las palomitas y la coca cola (y además como están saladas, una chocolatina de postre para quitarme la sal de la boca).

Para mi, tomar las palomitas con agua y sin chocolate no es una opción, así que estamos ante una situación de todo o nada así que ¿cuál es la solución?



Mi primera táctica fue ir siempre a la sesión de las 4 de la tarde, habiendo comido lo más tarde posible para llegar al cine aún con la digestión a medio hacer, para llegar sin hambre. De modo que entraba en el cine, olía las palomitas y se me antojaban pero al mismo tiempo sabía que, aunque las comprara, no me entrarían, porque ya estaba llena.

Mi segunda táctica fue hacer el cálculo del dinero que me ahorro cada vez que voy al cine y no compro palomitas ni nada más que la entrada.

Y un día, después de un año siguiendo estas dos tácticas, fui al cine por la tarde/noche y no pude evitarlo. Compré palomitas, cocacola (zero, pero coca cola al fin y al cabo) y una chocolatina. Lo que pasó fue que no pude terminar ni la mitad de las palomitas y me sentí extremadamente bien. Así que desde entonces, si alguna vez he sentido la tentación de comprarlas, he recordado lo que pasó esa vez y se me han pasado las ganas.

Lo de las palomitas es anecdótico, claro. Lo cuento como ejemplo (real, pero ejemplo) de que podemos entrenar a nuestro cuerpo y a nuestro cerebro a no desear las cosas que no nos convienen. Lo difícil es el principio, lograr estar X semanas sin probar X cosa, y para eso van bien tener tácticas infalibles, como la de ir al cine recién comida.


domingo, 12 de octubre de 2014

Historias de Angela



Si lleváis un tiempo por aquí sabéis que tengo una especie de romance intermitente con el crudiveganismo. Uno de los testimonios que más me impactó en su día -y lo sigue haciendo- es el de Angela Stokes. Ella llegó a pesar 150 kilos y tenía una adicción importante a la comida basura. Cuenta que trabajaba en un bar y que, cuando recogía las mesas, se comía las sobras que los clientes habían dejado, todo a escondidas de sus jefes y compañeros. Hay que estar muy mal para hacer eso.

También cuenta que, estando en Nueva Zelanda, iba a visitar un museo pero por el camino paró en todos los restaurantes de comida rápida que encontró, zigzageando por la calle como si los carteles con las ofertas de esos sitios fueran sirenas llamándola irresistiblemente. También hay que estar muy mal para hacer algo así, pasar por delante de uno de esos sitios y ser incapaz de no entrar, incluso aunque acabes de salir de otro.

Un día una persona le regaló el libro de los Boutenko, una familia crudivegana muy conocida en el mundillo. Ella lo leyó -por suerte no se tomó mal el regalo- y le pareció todo tan sincero y tan coherente que decidió hacerse crudívora. Su error fue hacer el cambio de la noche a la mañana. De un día para otro pasó de sobrealimentarse con comida basura a comer 100% crudo; con la dificultad añadida de que al principio uno no sabe muy bien qué comer: ensaladas, fruta... ¿y? ¿Qué más? Tuvo fuertes síntomas de desintoxicación y aguantó una semana. La segunda semana decidió comer *sólo* 80% crudo, pero el 20% restante era a base de verdura hervida, arroz y pasta integral. El primer año perdió 80 quilos o, como ella dice, una persona entera.

De eso han pasado 10 o 12 años. Conoció a otro crudívoro, se casaron, se mudaron a Ecuador y están a punto de tener a su segundo hijo. Vivir en Ecuador les permite comer crudo sin pasar frío, además de que su negocio a través de internet les da unos ingresos muy superiores a la media en ese país, así que viven como reyes.

Su historia siempre me da esperanza y, como dice su marido, no hace falta ser 100% crudívoro para recuperar el peso y la salud. Lo más importante no es lo que comes sino lo que dejas de comer. Si eliminas los azúcares, los almidones y la carne roja, y aumentas tu consumo de verdura cruda puedes tener una salud absolutamente perfecta.





La muy valiente salió en la CNN enseñando la falda que solía usar y donde ahora caben 4 o 5 como ella
El día de su boda

viernes, 10 de octubre de 2014

Plan de alimentación y algo más


Ya es oficial: estoy de baja por estrés. Es la primera vez en mi vida y me siento muy mal conmigo misma. Paso todas las mañanas en la cama porque no tengo energía física ni mental para hacer nada. Menos mal que mi costillo es un santo caído del cielo y se ocupa de todo: de mi, de mi hijo, de mi casa, de mi alimentación, de mis gatas... y de su trabajo, claro. Espero recuperarme yo antes de que se colapse también él.

Cuando la nutricionista me puso el plan provisional pensé que cuando me diera el definitivo lo compartiría aquí, pero he decidido no hacerlo. ¿Por qué? Porque no es un plan específico para adelgazar sino para disolver los cálculos biliares y, además de eso, es completamente personalizado, así que no me quiero arriesgar a que alguien entre aquí, lo lea y decida hacerlo sin que sea adecuado para él. Lo que sí puedo decir es que tiene algunos rasgos en común con la mayoría de las dietas. El otro día vi un vídeo de un tipo que había estado estudiando muchas dietas de adelgazamiento y había sacado las cosas que tenían en común. En realidad no es ninguna sorpresa; siempre digo lo mismo: que la teoría nos la sabemos todos. Sin entrar a detallar mis menús diarios, estas son las pautas generales:

-> tomar un vaso grande de agua con limón en ayunas
-> sustituir el azúcar por stevia o, en mi caso, lo he sustituido por miel porque sólo lo tomaba con el café. Como ahora no puedo tomar café, echo una cucharadita de miel al eko del desayuno y ése es todo el dulce que tomo
-> sustituir la sal por especias (esto es fácil de hacer y encima queda la comida más rica)
-> eliminar la carne roja
-> eliminar las harinas refinadas. Tomo 60gramos de pan integral al día y nada de pasta (ni siquiera integral)
-> arroz integral sólo una vez por semana
-> eliminar los lácteos (para mi no ha sido problema porque ya los eliminé hace tiempo)
-> snacks a media mañana y a media tarde: fruta, café descafeinado con avena (en mi caso, eko con leche de avena), tostada integral con tomate y pavo e infusiones

A parte de eso, tengo menús diarios para la comida y la cena, pero ésa es la parte que no voy a compartir aquí.

Ahora estoy aprendiendo a descansar. Mi amiga la canadiense tiene una teoría: dice que como llevo diez años siendo madre soltera y trabajadora (además de activista en asociaciones varias) no me podía permitir enfermar, peor que ahora que tengo un novio maravilloso que vive conmigo y ejerce de padre, mi cuerpo se ha relajado y ha tocado fondo. ¿Qué os parece la teoría?


miércoles, 8 de octubre de 2014

Relax



Hola a todos, aquí sigo vivita y coleando ;-)

Hoy peso 73,5kg. Esto es un quilo menos que la semana pasada y 3,8kg perdidos en total. Aunque prefiero pensar que la primera vez que empecé este blog, el 7/09/2012 pesaba 82,3 kg. Esos se fueron para no volver (bien por mi).

Voy dando tumbos de médico en médico y todas las pruebas salen bien. Lo único que tengo es el colesterol un poco alto y las famosas piedras en la vesícula. Por lo demás, o no tienen ni idea de lo que me pasa o es que realmente no me pasa nada y sólo estoy cansada. La nutricionista -que es un amor de mujer- piensa que sólo tengo estrés. Que hago demasiadas cosas y ahora le he añadido lo de las piedras y la dieta y que mi cuerpo me pide que baje el ritmo. Ojalá tenga razón y no sea que tengo algo que no están detectando, porque ya me había empezado a asustar.

Así que ahora lo hago todo a medio gas. He dejado algunas cosas de trabajo, he delegado las que he podido y lo hago todo con mucha calma. De a poquitos.

Maribel, la nutricionista, dice que tengo que organizarme mejor. Mi vida siempre ha sido un poco caótica. Trabajo por mi cuenta, sola casi siempre, y mi trabajo es muy irregular, así que es difícil organizarse. De momento, como tengo que intentar comer y cenar en casa para seguir la dieta, eso ya me marca un ritmo. Además me voy a apuntar a pilates los martes y los jueves, más los miércoles a un taller de arte, así que eso también me obligará a gestionar un poco mejor mi tiempo. A lo que me tengo que obligar es a descansar, que eso no va mucho conmigo y no puede ser.



                   Imagen gráfica de lo que necesito ->
(no, a la chica no, malpensados, necesito estar como ella en la playa sin hacer nada)










Edito el post para añadir que los martes tengo control con Maribel. En mi primera semana he bajado 1kg, 1cm de pecho, 3 cm de cintura y 3 cm de cadera. Así que todo genial por esa parte.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Bajando



Peso oficial de esta semana: 74,5kg

La última vez que pesé eso estaba embarazada...

Total perdido: 2,8kg No es mucho pero todos los caminos empiezan con un paso.

Esta semana me toca ruta de médicos. Al dentista (porque creo que tengo bruxismo... otra vez) y al endocrino para una revisión. La verdad es que me siento enferma. Tengo una fatiga que no es normal (el otro día me lo pasé durmiendo. Me levanté para cenar y otra vez a dormir). Por las mañanas me duele la cabeza, tengo halitosis y tengo que hacer esfuerzos para comer.

Lo que hoy os quería contar, pero no tengo energía para hacerlo, es que la nutricionista ya me dio mi plan de alimentación. Lo tengo que seguir durante un mes a rajatabla y después me lo revisará. La verdad es que me lo esperaba más restrictivo, pero incluye pescado y conejo. Ayer, por ejemplo, comí arroz integral con verduras y setas y cené sepia a la plancha y espárragos. Hoy he comido lentejas con verduras y cenaré puré de calabacín. Por suerte no me ha quitado el pan del desayuno y hasta puedo comer un poco de pavo.

Os he leído a todos aunque no haya comentado; escribo desde la cama y haciendo un esfuerzo titánico, así que os pido una oración si sois creyentes o buenas vibras si no lo sois.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Miénteme



Ahora todo es diferente.

Primero dijeron que con la lactancia materna una adelgaza aunque no quiera, porque quema muchas calorías. Pero yo tenía un hambre atroz y no, no adelgacé.

Después dijeron que bastantes problemas tenía (familiares y de trabajo) como para preocuparme por algo tan superficial como el peso.

Después dijeron que, de todos modos, me veía bien. Que tengo una cara bonita y un cuerpo proporcionado. Grande, pero proporcionado.

Y siempre, siempre, cuando intentaba hacer dieta, me dijeron que "por una vez no pasa nada" "tómate otra copa, no arruines la diversión" o "cómo no vas a comer tarta si estamos en un cumpleaños". Siempre era "sólo por hoy" y "no pasa nada" o "a ver si te vas a enfermar por no comer". Y al final me enfermé por comer mal. No mucho ni poco, sino mal.

Cuando alguien me muestre preocupación por su propia situación, nunca voy a quitarle importancia. No voy a decirle que con la ropa adecuada, un poco de maquillaje y el pelo arreglado se verá bonita. No voy a decirle que la vida son dos días y hay que disfrutar, y que la comida es un placer.

No. La comida NO es un placer. La comida es la gasolina que nuestro cuerpo necesita para funcionar bien. ¿Acaso vamos a cuidar mejor nuestros coches que nuestros cuerpos? Porque creo que a ninguno se nos ocurriría echarle al coche una gasolina diferente de la que necesita. Pero al cuerpo se lo echamos todo. Así, como si fuera un vertedero.

Yo ya estoy pagando las consecuencias. Y escribo este post desde el arrepentimiento y con la esperanza de que os motive a quienes aún estáis a tiempo. Para mi nada fue suficiente: ni verme bien, ni entrar en determinada talla, ni pensar en un hipotético perjuicio para mi salud, ni querer tener un embarazo saludable. Nada. Hasta que he llegado hasta aquí y ahora la dieta me la obligan los médicos. Y más me vale hacer caso de una vez.


jueves, 25 de septiembre de 2014

Plan provisional de alimentación



Ahora esto de la dieta ya no es sólo una cuestión de estética (ni de salud mental, aunque también) sino que es una cuestión de salud física. Por eso decidí ir, por primera vez en mi vida,a una nutricionista para que me de una dieta personalizada y me vaya controlando.

Tengo un sobrepeso de unos 20 kilos. 
Tengo cálculos en la vesícula. Eso significa que no metabolizo bien la grasa. Por tanto, el primer objetivo es disolver los cálculos y el segundo objetivo es comer de la manera más adecuada asumiendo que mi cuerpo, por algún motivo, no metaboliza las grasas.

Todo ello pasa por eliminar ciertos alimentos y por perder peso.

El próximo martes voy a tener ya mi dieta personalizada, mientras tanto, me dio unas pautas a seguir, que son éstas:

-todas las mañanas tomar zumo de limón con miel
-harinas sólo integrales
-nada de carne
-pescado solo blanco
-del huevo, sólo la clara
-nada de frutos secos
-no comer verdura cruda por la noche (donde vivo ya hace frío por las noches así que tampoco es que apetezcan las ensaladas)
-beber al menos 2 litros de agua al día (en eso ya iba bien porque bebo más de 2L)
-nada de cafeína ni teína (aquí es donde más voy a sufrir, porque mi te en el desayuno y mi cafecito de media mañana para trabajar me "hacen falta")
-poner sésamo tostado en las ensaladas
-nada de sal (porque, de regalo, resulta que tengo la tensión arterial descompensada)
-sustituir el azúcar por stevia (la odio, la odio, la odio, pero haré el esfuerzo)
-comer poco pero cada dos o tres horas (esto ya lo venía haciendo desde que me puse mala). Como snacks: fruta fresca, barritas de cereales y galletas de arroz

Una confesión: me siento terriblemente mal conmigo misma por no haberme tomado en serio este tema antes. Antes de que llegara a afectar a mi salud, quiero decir. Ya sé que cada uno encuentra su motivación cuando está preparado y que cada uno tiene sus motivos, pero los que hacéis esto por estética, haceos un favor y tomadlo en serio, que no os pase como a mi.

Para terminar, ayer fue día de peso oficial y me llevé una alegría: 75,7kg. He perdido 1kg desde la semana pasada, a ver si logro tener bajadas todas las semanas (o al menos no tener subidas).


lunes, 22 de septiembre de 2014

Novedades varias



Primero, lo primero: hoy peso 75,7kg. Esto es una kg menos que la semana pasada. A veces no entiendo por qué subo o por qué bajo, pero bueno, como se dice en bolsa, lo importante es la tendencia ¿verdad?

Mañana voy a ir a la nutricionista, por primera vez en mi vida. Me contó el otro día que me va a poner una dieta básicamente alcalina (en el blog de Embellecethe está muy bien explicado). El miércoles ya os contaré qué me dijo y qué tipo de seguimiento me va a hacer.

La otra novedad es que he descubierto la Wii. Nunca había tenido, nunca la había probado y ni siquiera sabía muy bien en qué consistía o cómo funcionaba (yo era más de jugar a GTA en la PlayStation.... nada que ver). El caso es que ahora tenemos Wii en casa así que hacemos ejercicio de forma divertida. Me encanta el juego en el que eres un pájaro y tienes que aletear para no caerte y dirigir el vuelo hacia el sitio de aterrizaje. Y también el hula hop virtual, mucho más divertido que el real, la verdad. Son ejercicios que parecen chorradas pero te obligan a moverte y acabas sudando la gota gorda. Además al final te dice cuántas calorías has quemado. Ah, también te puedes pesar y hacerte un plan de entrenamiento, poniendo cuál es tu objetivo de pérdida de peso.

Y eso es todo por hoy, estos días tengo mucho trabajo y me conecto poco, pero intento leeros a todos.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Resumiendo



Empecé con 77,3kg. Bajé a 75,5 en dos semanas. Y el viaje a Italia me ha dejado en 76,7kg. Como me dijeron en un comentario, me quedo con la parte positiva que es ésta: no he subido más de mi peso de inicio.

Como había estado desaparecida de la blogsfera dietética un año más o menos, me he estado poniendo al día con los blogs. Algunos ya no actualizan, han llegado otros nuevos y otros siguen al pie del cañón (¡bien por ellos!). Algunos blogs me han llamado la atención por su constancia y por su continua bajada de peso. Maruchi, por ejemplo, empezó en marzo y lo peor que ha tenido fue una semana que se mantuvo estable y  una semana que bajó 0,9. El resto, siempre bajada. Resulta admirable y a ratos me desanima que yo no pueda conseguir lo mismo pero a ratos me motiva porque si ella puede, ¡nosotras también!

Después de patear Sicilia durante una semana, con boda incluida, mis pies están bastante jodidos. Por eso estos días no salgo a caminar, porque prefiero esperar que se recuperen. Tampoco el fin de semana saldré porque quiero intentar hacer la limpieza de vesícula (en otro post os detallaré de qué va). Así que de momento mi única baza es la dieta, veremos cómo se me da.


lunes, 15 de septiembre de 2014

El descalabro



¿Recordáis que me fui a Italia? Pues el viaje muy bien pero el tema peso, un descalabro absoluto. Procuré no pasarme con la comida y elegir cosas saludables (aunque el capuccino del desayuno no me lo quitó nadie). Caminamos bastante pero el ritmo de turisteo no es como el ritmo de patear por el bosque con intención de sudar.

El caso es que empecé la dieta hace tres semanas, con 77,3kg y había bajado un total de 1,7kg. Pues he vuelto al peso de inicio. Esta mañana pesaba 77,3kg. Me he pesado varias veces para comprobar que, efectivamente, la báscula estaba estropeada. Pero, efectivamente, no lo estaba. Como el día de peso oficial es el miércoles, no voy a registrar el de hoy. Voy a ponerme las pilas desde ya y a ver qué pasa. De momento hoy he vuelto a mi desayuno de tostada con aceite y te verde. También voy a intentar hacer lo de la limpieza de vesícula, aunque me da un poco de miedo.


Voy a ponerme al día con vuestros blogs, que espero que estéis todos hiper motivados y bajando de peso, así me animo yo también xD


martes, 9 de septiembre de 2014

Peso oficial



Una entradita rápida para dejar el peso oficial porque mañana no voy a poder (aquí el día de peso oficial es el miércoles).

Peso de inicio: 77,3 kg

Peso actual: 75,5 kg

Peso perdido esta semana: 0,5 kg

Peso perdido en total: 1,8 kg

0,5 kg en una semana no es una gran bajada pero al menos es bajada (seamos positivos).

Ahora marcho de viaje así que estaré unos días comiendo fuera y sin poder pesarme, miedo me da... Pero lo estoy llevando tan bien que tengo esperanza en no descontrolarme y eso que me voy a Italia, la tierra de la pasta, el cappuccino y los helados. ¡Qué Dios nos pille confesados!



lunes, 8 de septiembre de 2014

Viento en popa... ¡por fin vi el 75!





No sé ni cuántos años hacía que no veía el 75 en la báscula. Hoy peso 75,6kg o sea 1,7kg menos que cuando retomé la dieta y el blog.

¿Qué es lo que hago?

En primer lugar, hago ejercicio, cosa que antes me costaba horrores. Un rato de yoga por las mañanas (aunque pronto tendré que dejarlo porque va a llegar el frío y mi casa es muy pequeña). Y una o dos horas de caminar a buen ritmo por el monte todas las tardes, antes de cenar.

En segundo lugar, ya no tomo café, eso significa que he eliminado mucho azúcar y también la leche de avena que tomaba en el desayuno.

En tercer lugar, como las piedras en la vesícula me obligan a comer poca cantidad pero muchas veces, eso es lo que hago. Como me daba miedo que por comer tan a menudo acabara engordando, mi dieta se limita a estos alimentos:

Desayuno: te verde y tostada con aceite y jamón cocido
Comida y cena: verdura hervida o salteada, ensalada y sopa (y de vez en cuando una hamburguesa vegetal o pollo)
Snacks: fruta fresca, barritas de cereales, tortas de arroz y zumo de manzana


En cuarto lugar, si me permitís la frivolidad, tengo un precioso vestido que hace 10 días no me entraba. Me lo pruebo a diario (por las noches, después de la ducha que me doy cuando vuelvo de mi paseo) y me fascina comprobar como cada día entra un poquito mejor. Ahora ya entra del todo (antes no me lo podía bajar de la cadera) pero aún me queda demasiado ajustado como para usarlo. Lo importante es que día a día noto mejoría y me motiva a seguir.


sábado, 6 de septiembre de 2014

McDieta




Empecemos por el principio: peso 76,3kg. Eso son 300 gramitos más que el peso oficial del pasado miércoles (o sea, 300 gramos en 3 días). El próximo miércoles no podré pesarme por voy a estar viajando (para variar) así que daré como peso oficial el del martes. A ver qué sucede...

La limpieza de la vesícula al final no la  hice porque me surgieron compromisos diversos y preferí dejarla para cuando vuelva del viaje, que voy a tener más tranquilidad. Además así me da tiempo de leer el libro completo, ya os contaré cómo debe hacerse y a ver cómo me va a mi.

En cuanto a la dieta, vamos al lío. ¿Por qué titulo este post "McDieta"? Porque como ya os conté al principio de este blog, a mi hijo le encanta McDonald's y tuve el dilema de cómo enfocar este tema. No llevarle nunca porque yo estoy a dieta no me parecía justo. Llevarle y yo no comer me parecía una tortura. Así que hice lo siguiente:

Ir de vez en cuando y pedi mi menú cambiando las patatas fritas por ensalada y la cocacola por agua. Al principio se me hacía raro pero me fui acostumbrando hasta que ya ni me apetecían las patatas y el refresco. Ahora he dado un paso más y en vez de pedir hamburguesa pido directamente ensalada. La verdad es que no están nada mal, son buenas y grandes así que me quedo saciada.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Adelgazando con audio libros



Mi nuevo día de peso oficial es el miércoles. O sea, hoy. Y notición, notición [redoble de tambores] peso 76 kg justos, he bajado 1,3kg en mi primera semana de dieta y no había tenido un peso tan bajo desde antes de mi maternidad (de eso hace diez años!!)

Peso de inicio: 77,3 kg

Peso actual: 76 kg

Peso perdido esta semana: 1,3 kg

Peso perdido en total: 1,3 kg

Ahora además de mis sesiones de yoga matinal también estoy caminando una hora todos los días, justo antes de la cena, por el monte, con sus cuestas y su olor a pino. Para no aburrirme y para no quemarme la cabeza (a mi deberían haberme puesto un botoncito de "off" o al menos uno de "pause" por no soy capaz de parar de pensar; tal vez por eso soy pluri-auto-empleada) me llevo el ipod con algún audio libro. Así mato dos pájaros de un tiro. Estoy que no me reconozco (pero para bien).


lunes, 1 de septiembre de 2014

Hoy es un buen día para empezar de nuevo


Venía a empezar el post de una manera super original, hablando de que hoy es lunes y 1 de septiembre, así que es el día típico de empezar cosas (sobre todo, dietas). Pero resulta que Amelia se me ha adelantado y ha hablado hasta de colecciones de casas de muñecas y casquitos de Star Wars...

Así que nada, me voy a dejar de tópicos y voy a ir al grano. ¿Recordáis que ayer os dije que hago yoga a diario? Pues hoy no he hecho. Me he levantado con un hambre que no es normal en mi (al menos, no por las mañanas) así que he ido directa a desayunar. Uno de los efectos de las piedras en la vesícula es que si estoy unas horas sin comer empiezo a producir gas en cantidades industriales y me puedo pasar todo el día eructando, lo cual no es muy agradable. Por eso, y porque la comida enseguida me llena, como muy poquito pero muchas veces al día, así que para evitar que empezara el concierto de gases he preferido saltarme el yoga y desayunar directamente.

Si me habéis leído ya sabéis que cuando mejor me fue con la dieta fue cuando blogueaba a diario y escribía todo lo que había comido/bebido/movido así que intentaré retomar esa sana costumbre.

Domingo 31-08-14

Desayuno:
Un te verde con jazmín (sin azúcar)
Una rebanada pequeña de pan integral casero (sin tostar) con aceite de oliva
Tres lonchas finas de jamón cocido

Tentempié:
Un vaso de zumo de manzana (sin azúcares añadidos)
Una barrita de cereales

Comida:
Un filete de ternera a la plancha
Arroz con cúrcuma
Café solo

Tentempié:
Un vaso de zumo de manzana (sin azúcares añadidos)
Una barrita de cereales

Cena:
Un filete pequeño de lomo adobado
Ensalada
Un yogur de soja

Tentempié:
Un vaso de zumo de manzana (sin azúcares añadidos)

De peso voy genial, el miércoles de la semana pasada estaba en 77,3kg y hoy peso 76,2kg. Eso son 900 gramos menos.

Además ayer empecé el tratamiento para la limpieza de la vesícula (por eso estoy tomando tanto zumo de manzana). Mañana os cuento cómo es el tema y, cuando lo haya hecho, os contaré cómo me ha ido.

*ACTUALIZACIÓN: Qué bien se me dan las mates. Ahora viendo el ticker me doy cuenta de que no he bajado 900 gramos sino 1,1kg. Toma ya...


domingo, 31 de agosto de 2014

Quién lo iba a decir: ¡Ally haciendo yoga!!




No os lo dije porque no estaba blogueando, pero estoy haciendo yoga a diario. A las 8 de la mañana, además. Es lo que tiene el amor, que te hace hacer alguna que otra estupidez y también muchas cosas que nunca pensarías que acabarías haciendo. En mi caso, nunca pensé que haría yoga. Nunca me llamó la atención, nunca probé, nunca nada... hasta que mi novio se vino a vivir a mi casa y me pegó el vicio.

Empecé un poco escéptica, si digo la verdad, un poco por curiosidad y también porque me gusta hacer cosas con el vasco. El resultado fue, ya el primer día, que me sentí mucho más activa todo el día, tanto físicamente como mentalmente. A partir del tercer día empecé a notar que tenía más flexibilidad. Comprobé que es cierto lo que dicen: que da equilibrio a tu vida. Reconozco que al principio me daba vergüenza, pensé que no sería capaz de hacer las posturas, que me vería ridícula intentando doblarme con todos estos quilos extra. Pero nada de eso, voy haciendo lo que puedo y lo mejor es que cada día puedo un poquito más. ¡Bien por mi!

En cuanto al peso, he bajado bastante: 700 gramos desde el miércoles. Como ése fue el día que retomé el blog, ése será el día del peso oficial. Estoy pensando en retomar la costumbre de anotar todo lo que como y bebo y el (poco) ejercicio que haga, porque cuando más bajé de peso fue cuando hacía eso. Verlo por escrito me ayuda a tomar consciencia de lo que estoy haciendo y de lo que debería cambiar.