martes, 15 de octubre de 2013

Desalmidonando (con permiso de la RAE)


En esta casa los martes toca pesaje de tanteo. El peso oficial es el del viernes, pero a medio camino me peso para ver cómo voy y tomar las decisiones que correspondan.

Hoy la báscula me ha regalado un 77,5kg. Esto son 300 gramos menos que el peso oficial del viernes pasado. O sea, un subidón total!!

Yo siempre había pesado entre 55 y 58. Después del parto decidí no pesarme más porque el aumento de peso fue muy considerable. Además todo el mundo decía que con la lactancia una adelgaza aunque no quiera, pero a mi la lactancia me daba un hambre atrozzz, así que de adelgazar, nada. El resultado es que no me volví a pesar hasta que decidí que había llegado a un límite intolerable y me puse a dieta, por primera vez en mi vida.  Hice la dieta de los puntos, pero sin las reuniones (que creo que son una parte muy importante de ese método). Me sirvió las dos primeras semanas, luego me estanqué y lo dejé. Fui probando otras dietas y las fui dejando, asumiendo que el sobrepeso estaba aquí para quedarse. Hasta que pasó lo que cuento aquí, la típica anécdota de que te preguntan si dan por hecho que estás embarazada. Eso fue en septiembre de 2012 y pesaba 82,3kg. Ha pasado un año y sólo he perdido 4,8 pero la verdad es que no me lo he tomado tan en serio como habría debido.

Total, lo que os iba a contar es que este fin de semana vi a dos amigos a los que hacía dos meses que no había visto (no los vi juntos, ellos no se conocen). Ella estaba la mitad de lo que era. Él no tanto, pero también se le notaba un cambio. Les pregunté qué habían hecho y los dos me respondieron lo mismos: habían eliminado el gluten y el almidón (o sea, pan, pastas, patatas y arroz). Poco más. No pasan hambre. No cuentan calorías ni puntos. No se machacan en el gimnasio. Dicho así parece fácil, pero a mi, en el día a día, me cuesta quitarme el pan del desayuno o el arroz de la cena (ADORO el arroz). Pero he decidido que merece la pena intentarlo. Si ellos han podido, yo también. Me queda pan en casa para dos o tres días (es integral y casero). Cuando se acabe, no voy a hacer más y voy a sustituirlo en el desayuno por huevos y fruta. Y a ver qué pasa.


sábado, 12 de octubre de 2013

Paranoias





Éste es el vestido que me he comprado para la boda de mis amigos (la de la foto no soy yo, es la modelo de la tienda de ropa). Me gustaría decir que es de la talla 42, pero todavía no. Ha tenido que ser la 44. Mi madre tiene un bolso que le va que ni pintado, así que me lo presta. También una chaqueta negra con un broche con forma de flor azul. Sólo me quedará comprarme unos zapatos (y bien pronto para empezar a usarlos y que no me torturen en la boda).

La pena es que ahora se me ha metido en la cabeza que este mes no puedo adelgazar, porque si no el vestido me quedará holgado y se verá feísimo. ¿Se me va o no se me va la pinza?


viernes, 11 de octubre de 2013

Adivinen quien ha vuelto

Si Tara Lynn está estupenda ¡yo también puedo!

Pues yo, que parezco el Guadiana, joder.

Estoy de nuevo en Madrid, cogiendo un poco de rutina (pero no mucha, que a mi me gusta la variedad y la improvisación). Por suerte tengo mucho trabajo y del que me gusta, así que no me puedo quejar.

Lo que no va tan bien es lo otro, de lo que va este blog. La Operación boda ha sido un fracaso absoluto: quería pesar 63 quilos a principios de noviembre. Sólo falta un mes y ¿sabéis cuánto peso? 77,8. ¿¿A quién quería engañar??
Claro que cuando la buena noticia es no haber subido de peso, es que algo está yendo muy mal. No tan mal como si hubiera subido, pero vamos, que no era el plan ¿no?
Éste es el estado de la cuestión:
Peso de inicio: 79kg (en julio)
Peso anterior: 78kg (en agosto)
Peso actual: 77,8 (hoy, en OCTUBRE. OC-TU-BRE)
Cierto que las medidas van mejor: de una cintura de 104 cm he pasado a 98. Algo es algo. Y además, se nota, porque hay gente que llevaba un año sin verme y me lo ha comentado.
Lo que me alegra enormemente es que ya no tengo esos ataques de ansiedad y que ya no recurro a la comida ni por aburrimiento ni por nervios ni nada que no sea lo debido. El azúcar prácticamente es historia, la bollería LO ES, el gluten está muy reducido y cada vez como más verdura.
La cuestión es que me toca comprarme el vestido para la boda y no es para nada como lo imaginé. ¿Será éste el golpe definitivo que me haga poner las pilas de una vez por todas? A verlo...


lunes, 26 de agosto de 2013

Silencio (en el blog)



Siempre digo que cuando uno abandna el blog por unos días, o semanas, o meses, es porque ha abandonado la dieta (del ejercicio ni hablamos). Bien, hoy vengo a informaros de que soy la excepción que confirma mi propia regla. ¿A que mola?

Si me seguís en twitter ya sabréis que he tenido una semana caótica en casa, con enfermedad infecciosa incluida. Eso ha significado zafarrancho de limpieza + hacer de enfermera + intentar no contagiarme. Una locura, vamos.

Aún así, he seguido firme con mis buenos hábitos y hasta he sacado algo de tiempo para hacer ejercicio. De todos modos, el viernes pasado no hubo peso oficial, y esta semana ya veremos porque me toca la regla, que esta sí que viene sin excepciones y más le vale ;-)


lunes, 19 de agosto de 2013

Recapitulando: báscula vs. cinta métrica



Recapitulemos:

creo que sé lo que hago bien, creo que sé lo que hago mal, y creo que tengo ya la convicción necesaria para hacer los cambios que me faltan y sobre todo para ser persistente.

El cabreo del otro día se me pasó, claro, pero agradezco mucho vuestros comentarios. Durante muchos días la báscula no se movió y eso, quieras que no, desanima. Por eso dije que era como estar en la película El día de la marmota. La reflexión buena la hizo Lana en uno de los comentarios, que copio:

El día de la marmota, el síndrome de la marmota!!. A ver si la veo de nuevo. Por diferentes razones, me apetece ""reverla"" Y ¿quién no se ha sentido así perdiendo peso? Yo desde luego muchas veces. El tema es que Bill Murray estaba ahí, estancado en ese día odioso, hasta que se dio cuenta de que podía ir haciendo ligeras modificaciones cada día y hacer de cada día igual uno un poquito diferente. Y cuando aprendió lo que debía aprender, el tiempo "se desbloqueó". Creo que en esta ardua tarea de adelgazar pasa algo parecido...
 
Touché!!
 
Eso es lo que hay que hacer. Aprender mientras estamos en el maldito bucle.

La cuestión es que hoy me he vuelto a pesar, por curiosidad malsana, y había subido unos cuantos cientos de gramos... No tiene ningún sentido. Por suerte hice caso a la recomendación de tomarme las medidas y eso sí que es un gusto. Así que he decidido añadirlo a la página de evolución del peso, para que se vea la diferencia entre lo que marca la báscula y lo que marca la cinta métrica.


viernes, 16 de agosto de 2013

Peso oficial o el gran cabreo que llevo



Esto es una mierda. Es como vivir en el Groundhog Day. ¿Os acordáis? Es esa película de Bill Murray donde siempre se repite el mismo día. Pues eso es mi maldita báscula.

Y ya lo sé, que lo que cuenta no es el numerito que me marque sino cómo me sienta yo, y cómo me vea, y cómo la ropa me vaya quedando más holgada. Pero después de hacer las cosas bien toda la semana, me gustaría haber bajado ni que fueran 100 gramos. Luego leo blogs de gente que pierde más de un quilo cada semana y pienso: ¿es que se matan de hambre? ¿Se matan a hacer ejercicio para quemarlo todo? ¿¿Qué es lo que hacen que yo no hago?? Claro que si la respuesta es que se matan de hambre o hacen locuras varias, pues no me interesa. No, gracias, mejor me quedo con mis 78 quilacos.

Probablemente cuando leáis esto ya se me habrá pasado el cabreo, pero ahora mismo estoy echando humo por la boca...

Aquí los datos, en resumen, para que quede constancia para la posteridad (le servirá algún día a mi biógrafo, estoy segura):

Peso de inicio: 79 kg

Peso actual: 78 kg

Peso perdido esta semana: 0

Peso perdido en total: 1 kg

Estado de ánimo: cabreo + decepción

jueves, 15 de agosto de 2013

Para qué



Dice mi médico que lo más importante al hacer dieta es responder a la pregunta "¿Para qué?"

Dice que si tu motivo no es elevado, no te va a funcionar, por más que lo hagas todo técnicamente perfecto. Es decir, que sí puede que pierdas todo el peso que te sobra, pero que casi con toda seguridad lo volverás a recuperar. Así que últimamente le doy vueltas a esta cuestión.

Él cuenta que la primera vez que hizo dieta (creo que cuando entró en la universidad) su principal motivación era gustar a las chicas, porque tenía muchas amigas pero ninguna novia ni amiga-con-derecho. Perdió el peso, consiguió novia, perdió la novia y volvió a recuperar todo el peso y un poquito más.

Unos años después, cuando ya trabajaba, pensó que era muy incoherente dedicarse a la salud de los demás y tener sobrepeso, que es como una evidencia enorme de que tú salud no las has cuidado muy bien. Así que decidió perder todo el peso que le sobraba pero esta vez con una nueva moticación: ser coherente con su trabajo y sus ideas para sentirse mejor consigo mismo y para poder ayudar mejor a sus pacientes (en primer lugar, siendo un ejemplo a seguir). Perdió todo el peso y no lo ha vuelto a recuperar. Además, está a punto de casarse xD

Le he dado muchas vueltas y no sé si mis motivos son lo suficientemente *elevados* como dice él. Podría decir que es por salud, pero realmente mi salud no ha empeorado desde que tengo este sobrepeso. Al contrario, hay algunas cosas que han mejorado, como el asma y las cefaleas por ejemplo. Es más bien por estética, pero ése no paree un motivo muy adecuado. Cierto que cuando veo a una persona obesa automáticamente pienso: "no se cuida. No se quiere". Y yo no quiero ser así, no quiero que la gente piense eso cuando me ve.

Otro buen motivo es estar saludable para poder tener otro hijo (lo comenté en Twitter). Llevo muchos años diciendo que no quiero tener más hijos, pero es mentira. Mi tweet del otro día fue la primera vez que me atreví a decirlo. Esta es la segunda. Pero si ya es bastante duro ser madre soltera de uno, no quiero imaginarme cómo sería ser madre soltera de dos, y encima con edades tan diferentes. Así que creo que eso no puede contar como motivo elevado para perder peso.

¿Cuál es vuestro motivo? ¿Consideráis que es suficientemente "elevado"?











miércoles, 14 de agosto de 2013

Blog-terapia




Escribo este blog para mi, básicamente. Es como una terapia. Venir aquí y decir todo lo que pienso y lo que hago, desahogarme y reflexionar en arial 12. No escribo para vosotros, ya lo sabéis. Si escribiera para vosotros esto no serviría de nada, más bien habría post del tipo "12 trucos para perder peso" o "Cómo conseguir tu cuerpo ideal". Esas cosas sí que venden. Pero yo  no vendo nada. El blog es parte de mi estrategia para perder peso sin perder salud. No sé si estoy teniendo mucho éxito en el empeño, pero procuro fijarme en lo que hago bien y lo que he conseguido.
 
Cambié la página de Evolución del Peso porque después de seis meses pasando del tema consideré que era mejor hacer borrón y cuenta nueva. Lo que me estoy planteando es incluir también la evolución de las medidas, al menos de la cintura, porque veo que es mucho más fiable (y agradecido) que la báscula.

También he decidido eliminar el registro de cocacolas tomadas que tenía en el lateral del blog, porque es un asunto superado. Tomo sólo una cada mes o cada dos meses y, además, zero que casi no tiene ni calorías. Así que considero que es cuestión zanjada y que no merece la pena dedicarle ni un segundo a cambiar la fecha cada vez que tomo una. Si se me fuera a ir de las manos otra vez ya lo volveré a registrar.
 
Me estoy planteando volver a llevar el registro diario de todo lo que tomo porque realmente me iba muy bien pero la verdad es que se hacía pesado así que todavía no he tomado una decisión.

Otro cambio que quiero hacer es la página de "La dieta", pero ahí aún no tengo muy claro cómo quiero que quede así que de momento lo dejo como está mientras lo voy pensando. Porque la gente entra, lee lo de los enemas, se asusta y no vuelven a entrar. Así que una opción es omitir esa información pero, por otro lado ¿qué sentido tendría hacer un blog bajo pseudónimo y a forma de terapia si comienzo a autocensurarme?




martes, 13 de agosto de 2013

Una de cal y otra de arena (pesaje de tanteo)



Sé que he estado haciendo las cosas bien; que las podría haber hecho mejor, también. Bajaba despacito, pero bajaba. Hasta que de repente, hoy toca pesaaje de tanteo y ¡¡zas!! me planto de nuevo en 79 kgs, justo lo que pesaba cuando comencé este segundo asalto.

Cierto que ayer me salté la norma de cenas ligeras y tempranas, porque comía con amigos que salían tarde de trabajar. Así que cenamos a las 10 (mi hora es entre las 8 y las 9 de la tarde) y además de turco, que para mi empieza a resultar un poco pesado.

De todos modos, el otro día alguien (creo que en los comentarios del blog) me recomendó medirme además de pesarme y le hice caso. Resulta que he perdido 4 cm de cintura en 4 días, así que eso está genial y compensa el disgusto que me ha dado la báscula. Eso no significa, claro, que vaya a bajar la guardia, sino todo lo contrario.


*No! la de la foto no soy yo! xD

lunes, 12 de agosto de 2013

Consejos




Cuando uno se pone a dieta le pasa lo mismo que al tener hijos: aparecen expertos por todos lados y comienzan a darte consejos que no pediste y que tal vez no quieres.

Le pasó el otro día a una amiga que tuvo el valor de poner en facebook que quería perder 20 kilos y que empezaba ya. Supongo que lo publicó porque es una forma de auto-obligarte a hacerlo. O eso dicen los expertos, que para lograr un objetivo hay que poner una meta específica, una fecha y hacerlo público. El caso es que en menos de una hora tenía unos 30 comentarios de gente que le decía lo que debía y lo que no debía hacer.

Yo he llegado a la conclusión de que no hay que escuchar a nadie, sólo a quién te de ánimos hagas lo que hagas. Tengo amigos paleo que están delgadísimos y sanísimos a base de comer carne y verdura y de eliminar por completo granos y azúcares. Tengo amigos macrobióticos que están delgadísimos y sanísimos a base de comer granos y verdura y de eliminar por completo carne y azúcares. ¿Quién tiene la razón? Pues supongo que todos ellos, porque han encontrado lo que funciona para ellos mismos.

Aunque yo todavía no tengo del todo claro lo que funciona para mi, sí hay algunas cosas que sé que debo comer o que debo evitar. Y desde luego sé que debo beber mucha agua, comer más despacio y moverme más de lo que me muevo (que es muy poco). El otro día tomé mis medidas porque me lo recomendó alguien cuando dije que la báscula no se movía. Ése sí fue un consejo que me pareció sensato y que no implicaba juicio de valor por su parte. Además es cierto que me siento y me veo cada día mejor y que la ropa me queda mejor. No importa que la báscula aún no se haya enterado.

*La imagen es del Oráculo de Delfos, para darle un toque de humor al post


viernes, 9 de agosto de 2013

Peso oficial y las cosas que hago bien


He perdido 100 gramos esta semana, y ninguno desde el pesaje oficial del martes. O sea, que peso 78kg, uno menos que cuando empecé el día 19 de julio.

Una pérdida de un quilo en tres semanas es poco, pero peor habría sido no haberme cuidado y seguir subiendo. Porque llega un punto, cuando asumes tu obesidad, en que te conformas con no seguir subiendo. Yo llegué a ese punto hace un par de años hasta que decidí que no podía conformarme, que tenía que bajar. Dicen que lo que se baja despacito es lo que luego no se vuelve a recuperar y debe ser cierto, porque de los cuatro quilos que perdí el año pasado sólo recuperé uno.

Después de estar en el bucle de las dietas, como he leído por ahí (probé WW, Dukan y crudivorismo) decidí aplicar sólo el sentido común, ir viendo qué me sienta bien y qué me sienta mal, y hacer lo que me pida el cuerpo. Sin duda lo más importante está siendo el trabajo a nivel psicológico, personal, de querer cuidarme para estar bien y no sólo para perder peso. Así por ejemplo prohibirme alimentos por completo no me sirve, porque me genera angustia y frustración, así que decido que cuando los como, los disfruto.

Estas son las cosas que estoy haciendo bien:

-No tengo alimentos prohibidos, pero algunos han llegado a desaparecer (o casi) de mi vida.

-No tomo alcohol y casi nunca cocacola.

-Sólo tomo azúcar en el café (dos al día).

-Apenas tomo harinas, arroz ni pan blancos.

-Tomo una pastilla de chocolate ecológico con el café del mediodía (¡es mi momento de placer!)

-Camino de más a propósito. En vez de "salir a caminar" bajo una parada de metro antes de la mía, o doy un rodeo cuando vuelvo de tirar la basura, o aparco un poco más lejos. Y además lo disfruto.

-Hago pesas 3 o 4 veces al día. Últimamente he estado leyendo sobre los beneficios de este ejercicio, a ver si otro día os hago un resumen. Es algo que se puede hacer en casa y lleva poco rato, así que me resulta muy difícil encontrar excusas para no hacerlo.

-Aprovechando que hace buen tiempo, tomo mucha fruta y jugos vegetales.

-Por lo mismo (el buen tiempo) estoy más al aire libre.

-Tomo Omega3 a diario y carbonato de magnesio esporádicamente.

-Comienzo a notar que hago buenas elecciones cuando como fuera de casa (¡este era uno de mis grandes retos!).

-Cuido mi aspecto más que nunca antes en mi vida (incluso que cuando estaba delgada): elijo ropa cómoda pero que me favorezca, me pongo pendientes, me peino bien, me depilo (ah, antes lo odiaba!!), combino mis complementos (¡lo nunca visto!) e incluso algunos días me perfumo (again, lo nunca visto).

-Me mantengo ocupada con cosas que me interesan y procuro tener vida social que no gire entorno a la comida (algo realmente difícil en España).



¿Cuál es vuestra lista de cosas que hacéis bien?




martes, 6 de agosto de 2013

Pesaje de tanteo: 100 gramos perdidos


Es martes. Toca pesaje de tanteo.

Hoy no quería subirme a la báscula porque el sábado me pasé y temía lo peor. Lo cierto es que domingo y lunes lo hice bien, comí mucha fruta, sólo pan en el desayuno, hice mis pesas y mis paseos (pero no el pilates que lo dejo para cuando no haga tanto calor).

Al final no ha estado tan mal. Peso 78 quilos, sólo 100 gramos menos que mi último peso oficial pero como digo siempre ¡cualquier bajada es buena! Lo que va mal a este ritmo es la operación boda, tendré que recalcular el tema para ver qué peso es creíble y realista tener para noviembre.


lunes, 5 de agosto de 2013

Grandes éxitos y algún pequeño desliz


Me gusta conectarme por la mañana y ver que habéis actualizado los blogs. Normalmente quienes no actualizan es que han abandonado los buenos hábitos y prefieren no venir a contarlo (been there, done that).
 
Me gusta actualizar mi blog a diario (de lunes a viernes) y me gusta contar las cosas que me están yendo bien.
 
Por ejemplo: tomar el café en el bar de la panadería, entre un mostrador lleno de deliciosas pastas y otro mostrador lleno de deliciosos pasteles, y no tener siquiera un pequeño antojo, es un gran éxito. Antes el éxito habría consistido en ser fuerte y resistir el antojo, pero ahora es que ni siquiera existe ese antojo. ¡Bien por mi!
 
Otro gran éxito es pasar las tardes de verano en casa y tomar un batido vegetal crudo para merendar. Super nutritivo y super refrescante.
 
Pero el sábado fue día de deslices. Pasé todo el día (y parte de la noche) en casa de unos amigos. Comimos paella valenciana (auténtica). Muy rica, aunque el arroz ya sé que no me conviene mucho. Sin pan y sin vino (grandes éxitos). Después había tarta porque uno de los amigos cumplía años, y no era plan de hacerle el feo ¿no? Lo peor vino por la noche, cuando no tuvieron mejor ocurrencia que pedir pizzas para cenar. Ahí vino el gran dilema. No quiero comer pasta y mucho menos por la noche. Pero si estaban todos comiendo pizza ¿qué hacer? Encima están todos bien delgaditos, y yo que soy la que intenta comer sanamente, soy la que tiene sobrepeso. Ironías de la vida. El caso es que me comí la pizza y me sentó fatal. Porque ya no estoy acostumbrada a comer pizza. Porque ya no estoy acostumbrada a cenar tanto.
 
Y al día siguiente por curiosidad me pesé y tenía un quilazo más!!!
 
Pero el domingo volví a hacer las cosas bien y ahora esperemos al pesaje de tanteo de mañana.
 
 

viernes, 2 de agosto de 2013

Peso oficial: 2ª semana





Así están las cosas:

Peso de inicio (19/07): 79kg

Último peso oficial (26/07): 78,7 kg

Peso actual (02/08): 78,1 kg

Eso son 600 gramos menos esta semana y 900 gramos menos en total, en las dos semanas que llevo. El balance no está nada mal. ¡En realidad pienso que cualquier bajada es buena!

jueves, 1 de agosto de 2013

La báscula desvaría



Le tengo que cambiar la pila a la báscula porque hoy me ha dado 500 gramos menos que ayer. Esto sólo puede significar que, o todos estos días ha estado fallando, o está fallando hoy, porque no me creo que tardara dos semanas en bajar 300 gramos y de repente baje 500 en un día sin hacer nada raro. Así que esta tarde la cambio y mañana os doy de nuevo el peso oficial.

Estos días me he sentido bastante desanimada precisamente por esto, porque por más que hacía las cosas bien, el peso seguía estancado, y esto desmotiva mucho. Ya sé que hay que pensar en el largo plazo, estableer objetivos que hábitos saludables y demás, pero una también se quiere llevar alguna alegría cuando se sube a la báscula ¿cierto?

No sé si os dije que al final compré un wok, porque una amiga me regaló un libro de recetas para wok y decidí probar. Como no me gusta nada cocinar, me he propuesto probar una nueva receta cada semana. La semana pasada hice unos fideos de arroz estilo singapur que quedaron deliciosos; esta semana hice fideos (de trigo) al pollo y también quedaron muy bien. Ahora tengo que elegir algo para la semana que viene, probablemente algo con arroz o verdura. Ya veremos.


miércoles, 31 de julio de 2013

Acto de contricción y propósito de enmienda





No me apetece, pero de vez en cuando toca hacer una de estas entradas. De bajón.

Hace dos semanas que decidí retomar la dieta y el blog. He comido menos y mejor, me he movido un poco  más, he tomado consciencia... y el peso no se mueve. Algo debo estar haciendo mal. Veo muchas de las cosas que estoy haciendo bien o, al menos, mejor que antes, pero no es suficiente.

Ya no tomo alcohol, ya no tomo refrescos, ya no tomo azúcar (excepto por los dos cafés diarios), ya no como a deshoras, y no tomo snacks no saludables, no tomo lácteos y apenas consumo alimentos con gluten o almidón. ¿Qué me queda? Según los cálculos del Noom Coach estoy tomando 1200 calorías diarias, no creo que deba bajar de eso, pues sería insuficiente.

Probablemente sólo me quede moverme más. Por eso me he hecho un planning de ejercicio. ¿Lo primero? Elegir ejercicios que me gusten y que no me cueste hacer. ¿Lo segundo? Elegir un tipo de ejercicio que no me de más hambre (eso me pasaba cuando iba al gimnasio a hacer cardio).

Al final el trío ganador ha sido: pesas, pilates y paseos. P al cubo. Desde ya mismo.

A las 10 am, pesas.

A las 19 pm, pilates.

A las 21.30 pm (después de cenar), paseos.

Voy a empezar a tickar mi "to-do-list" de ejercicio. Como si no hubiera mañana.


martes, 30 de julio de 2013

Pesaje de tanteo y el coach vuelve a mi bolsillo

No podemos resolver nuestros problemas con la misma mentalidad con que los creamos


Veamos el estado de la cuestión:

Peso de inicio (viernes 19/07): 79 kg

Pesaje de tanteo (martes 23/07): 78,7 kg (-0,3)

Peso oficial (viernes 26/07): 78,7 kg (=)

Pesaje de tanteo (hoy martes 30/07): 78,8 kg (+0,1)

He subido 100 gramos respecto de mis últimos pesajes (el oficial y el de tanteo resultaron iguales la semana pasada). Al menos no he subido hasta volver de nuevo al peso de inicio pero desde luego es para pensar un poco.

¿Os acordáis que en enero descargué una aplicación para el móvil que se llama "Noom Weight Loss Coach? Pues la he vuelto a descargar. Para no repetirme, os remito a la entrada que hice la otra vez explicando en qué consiste.

Empecé el domingo, porque ya veía que iba a descarrilar si no encontraba la forma de llevar un buen registro de todo lo que como y lo que me muevo (o no). Me ha puesto un plan de 1200 calorías diarias que, de momento, estoy cumpliendo bien, y me recomienda caminar 2450 pasos al día. El número de pasos irá aumentando hasta llegar a 10.000 diarios. Aparte, voy registrando el ejercicio que hago, pero ahí no me pone objetivos sino que sólo va computando las calorías quemadas.

Como dije la otra vez, no es que sea muy científico ni muy exacto, pero sirve para tomar consciencia de lo que estoy haciendo. Lo que más me cuesta, como siempre, es planificar. Porque ahora que mi madre vive conmigo cocina ella todos los días a mediodía. Porque los que somos freelance tenemos de todo menos horarios y calendarios estables. Así que me cuesta planificar comidas y, aún más, ejercicio. Tengo que buscar una estrategia para esto. Si tenéis sugerencias, serán muy bienvenidas.



lunes, 29 de julio de 2013

La camarera bienintencionada




Cuando vivía en Madrid  me gustaba ir al bar de abajo a tomar un café. No iba a diario pero casi. La chica del bar, con toda su mejor intención, comenzó a ponerme alguna cosa par acomparñar el café. Un día un churro, un día un pastel casero, un día una pasta, un día una galleta... Hasta que un día, cuando ya había confianza, le pedí que por favor no me pusiera nada porque estaba tratando de perder peso.

Ahora me he mudado a la sierra y no tengo un clásico "bar de abajo" pero ya he localizado una panadería/cafetería donde tomar mis cafés. Y hoy ¡zas! no sé si es porque ya me conocen o porque tenían el día alegre, pero me han dado media napolitana de crema con el café. Me ha pillado por sorpresa y no he sabido reaccionar, así que me la he comido por "educación". Ahora que ya lo sé, iré prevenida la próxima vez y, o bien iré sin haber desayunado antes en casa, o bien le diré educadamente que no la quiero.

¿Qué hacéis vosotros ante este tipo de situaciones?

viernes, 26 de julio de 2013

Peso oficial y la teoría del porcentaje



Los viernes es día de pesaje oficial. Esperaba no haber bajado o incluso haber subido porque justo ayer me vino la regla. Como no recuerdo en qué post os puse esta imagen, la vuelvo a subir y acabo antes. Es para que os hagáis una idea, visualmente, de porqué nos hinchamos en estos días. Mirad: en blanco, la réplica del útero en estado normal. En rojo, la réplica del útero menstruando.

















Bueno, en conclusión, el peso oficial de hoy es 78,7 kg. 300 gramos menos que el peso oficial del viernes pasado y exactamente lo mismo que el peso de tanteo del martes. Así que el balance es positivo :-)

Quería comentaros la teoría del porcentaje que he leído en Twitter mientras desayunaba esta mañana.



Sin saberlo, resulta que cumplí esta teoría. Cuando empecé la dieta pesaba 82,3 kgs. Perdí 4,4 que más o menos es un 5% y lo he mantenido durante 6 meses, aunque no intencionalmente. Ahora para perder entre el 5 y el 10% debería perder entre 3,94 kgs y 7,9 kgs y luego mantenerme en ese peso un tiempo. Al parecer así es como se consigue no recuperarlo. Pero no se, una parte de mi cree que no tenemos casi ningún control sobre el ritmo de pérdida de peso. A mi ya me ha pasado varias veces, que cuando creía que lo hacía bien, subía, y cuando creía que lo hacía mal, bajaba.

Os deseo un feliz finde y volveré el lunes. Mientras, estaré por twitter.


jueves, 25 de julio de 2013

Merienda vegana

 
Ayer nos visitaron unos amigos que son vegetarianos desde hace once años y veganos desde hace algunos meses, así que preparé una merienda acorde a sus preferencias:
 
  • cerezas
  • batido cruivegano (con manzana, piña, limón, espinacas, cilantro y espirulina)
  • pan integral casero (de trigo y maíz) con aceite a las finas hierbas
  • totopos de maíz con hummus de garbanzos
 
Estaba todo delicioso y sanísimo, la verdad es que si una se lo propone no es tan difícil alimentarse bien, incluso en verano, cuando abundan los encuentros con amigos. Claro que también depende del tipo de amigos, porque algunos llegan cargados con cervezas, dulces y otras cosas prohibitivas. 
 
Para comer me había hecho unos fideos de arroz al estilo singapur, porque mi amiga Kimberley me regaló un libro de recetas de wok, así que decidí comprarme uno y empezar a probar las recetas. La comida asiática en general es mucho más sana que la que solemos comer aquí, porque se usa mucho menos aceite y el sistema de cocción es diferente. En general creo que el día de ayer lo superé con nota, pero hoy me ha venido la regla así que el peso oficial de mañana puede que no sea muy fiable.




miércoles, 24 de julio de 2013

El exceso que me salva



He descubierto un patrón:

cuando me propongo seguir la dieta a rajatabla (y por dieta me refiero a estilo de vida saludable, cambio de hábitos, etc) inevitablemente paso por momentos de bajón, de comer por ansiedad, de mandarlo todo a la m**rda y de comer peor que nunca y no moverme.

Pero si me permito algunas indulgencias sin culpabilizarme por ello, entonces el resto del tiempo estoy muy tranquila y hago las cosas bien. Me refiero a indulgencias como ir al cine y no privarme de las palomitas y la cocacola (zero) o como no dejar de llevar a mi hijo a McDonald's sólo porque yo esté a dieta (acompañando mi hamburguesa de ensalada y agua en vez de papas y cocacola).

Cada vez que he conseguido perder peso de modo constante y estable ha sido porque me he permitido estos pequeños excesos que me han salvado de mi misma. Porque, no lo neguemos, el sobrepeso y los hábitos no saludables son una cuestión puramente emocional.

No sé si nos pasa a todos, supongo que no. Tengo un amigo que decidió dejar de comer azúcar y lo hizo de un día para otro, de golpe, sin período de transición y sin excepciones. Para mi eso habría sido causa de ansiedad y habría terminado comiendo más azúcar que antes.

Así que mi conclusión es que debemos observarnos a nosotros mismos. Para eso va genial llegar un diario con el registro de lo que tomamos pero también de lo que hacemos y de cómo nos sentimos. Y luego ir comparando resultados y buscando los patrones, que todos los tenemos.

Por ejemplo, un patrón que detecto en casi todos es que no solemos decir "hoy empiezo" sino "el lunes empiezo" o "después de las vacaciones empiezo" o "después de las fiestas de mi pueblo empiezo". Y otro patrón en el que solemos caer es el de abandonar el blog cuando abandonamos la dieta. Yo esta vez (desde que volví el miércoles) me he propuesto seguir actualizando incluso aunque no cumpla con los hábitos saludables.

A ver qué pasa.









martes, 23 de julio de 2013

Pesaje de tanteo y operación boda

La modelo de tallas grandes Tara Lynn vestida de novia

Como es [era] tradición en este blog, los martes toca reportar el pesaje de tanteo y tachán tachán [redoble de tambores] he perdido 0,3 kgs desde el viernes!! Eso significa que voy bien según la tesis de Matrioska: hay que perder 100 gramos al día. Sin prisa pero sin pausa.

Así que estoy en 78,7 kg, un poco más cerca de mi meta. A los 67 kgs entraré en mi peso saludable, por eso quiero bajar hasta 64, porque no quiero estar en el límite de lo saludable. A veces se me hace un mundo, pero viendo blogs y twits de gente que pesa más de 100 quilos me siento entre privilegiada (por no haber llegado a tanto exceso de peso) y fracasada (porque se me hace tan difícil perder 20 quilos de nada).

Un amigo muy querido se casa en noviembre y he pensado que puedo usar ese evento como motivación para mi dieta. Es una forma de poner una fecha fija, porque si no aquí van pasando los meses y no arreglamos nada. He empezado a mirar vestidos, zapatos y bolsos, pero no pienso comprar nada hasta unas semanas antes, porque espero para entonces estar en una talla diferente a la que tengo ahora.
 
Por cierto, si tenéis alguna sugerencia de qué puedo ponerme, os lo agradezco. Es una boda civil a mediodía, en noviembre, no sé qué es lo adecuado. Sólo he ido a cinco bodas en mi vida y casi siempre con traje pantalón, porque siempre he sido cero-femenina, pero eso cambia a partir de ¡ya!
 
Quedan 16 semanas. Si pierdo un quilo por semana, estaré en 63 quilos para el día de la boda. No hay margen para el error. Las cifras cantan, y yo no creo en las casualidades. 




lunes, 22 de julio de 2013

¿Por qué comes?




Os conté el otro día que me he hecho un twitter. El blog es un excelente complemento para el proceso de pérdida de peso, pero el twitter tiene otro ritmo. Es más ágil, instantáneo e interactivo.

Me he puesto a seguir sólo a cuentas de chicas que también están tratando de llegar a su peso saludable sin hacer ninguna barbaridad y algunas cuentas de webs, revistas y centros sobre nutrición, fitness y salud. En mi twitter personal, cada vez que entro está todo el mundo quejándose de lo mal que está el país, de lo mal que está el mundo, de cuánto nos roban los políticos, etc. En éste, en cambio, es un gustazo entrar porque siempre está lleno de frases de motivación y de tips para mejorar los hábitos.

El tweet que véis arriba lo leí esta mañana y pensé "¡ésa ERA yo!". Con énfasis en el "era" porque ahora ya no como por los motivos equivocados. Aprendí a reconocerlos y a actuar de otro modo ante esos sentimientos. ¿Que me aburro? Tengo un listado de cosas que hacer, libros que leer y pelis que ver para no ponerme a comer. Un pequeño truco que uso es jugar con el ipad mientras veo peliculas, así tengo las manos ocupadas y, aunque quisiera comer, no puedo. ¿Que me estreso, me enfado o tengo ansiedad por lo que sea? Analizo el motivo de fondo y hago algo al respecto; bebo un vaso de agua; respiro profundamente; repito mis afirmaciones como un mantra; pienso que todo pasa por algo y que está en nuestra mano reaccionar de una forma o de otra. Soy una tipa lista, joder, no voy a tratar mi cuerpo como si fuera un vertedero sólo por un enfado o por un momento de crisis que nada tiene que ver con esto.


viernes, 19 de julio de 2013

Haciendo cambios



Como los días de pesaje oficial van a ser los viernes, hoy me he pesado. Estoy exactamente en 79 (claro, como ayer) así que he actualizado el ticker (espero que esta vez haya salido bien, porque la otra vez la lié bien liada).

También me he hecho un Twitter, así que si alguno andáis por ahí, podéis seguirme. Yo os seguiré de vuelta si vuestro twitter es sobre temas de nutrición, peso, etc. Para otras cosas ya tengo el mío personal, con el nombre que sale en mi denei y esas cosas.

Me sigo poniendo al día con vuestro blogs, aunque veo algunos un poco parado. Estoy actualizando el blogroll porque había muchos blogs que sólo los seguía por el reader de google y como eso ya no existe, pues ahora los que quiera seguir me los voy a poner en el blogroll.

Sigo sin saber qué plan seguir en cuanto a comidas y en cuanto a ejercicio. De momento, ayer hice media hora de pilates, que hay que aprovechar que ya pasó la ola de calor.
 
As always, ánimo a todos.
 
 


jueves, 18 de julio de 2013

Segundo asalto: peso oficial



Ahora que he vuelto (después de 6 meses de ausencia) es momento de ir recomponiendo esto poco a poco. Ayer actualicé la página de "Evolución del peso". Quité todos los pesajes semanales y dejé sólo el resumen de lo que llamo "el primer asalto". Fueron 4,4 quilos menos en 4 meses. De 82,3 a 77,9. No está mal. De hecho, pienso que ponerme un objetivo de perder un quilo al mes es mucho más sensato que cualquier otra cosa.

Después de seis meses pasando olímpicamente de la dieta, he recuperado 1,1 kg. No está nada mal ¿cierto? En realidad, aunque haya pasado totalmente de la dieta, hay algunos cambios que hice en el primer asalto que ya se habían convertido en hábitos. Eso, y la teoría segun la cual el peso que se pierde despacio no se recupera, debe explicar que sólo haya aumentado un quilo.

¿Cuáles son esos hábitos?

  • Comer a horas más o menos regulares, sin saltarme comidas. Antes a veces me pasaba que, por ejemplo, a la hora de cenar no tenía hambre y no comía. Después, antes de acostarme, me daba un hambre atroz y me daba un atracón. Así que eso se acabó. Si no hay hambre, se come menos y más ligero, pero se come. No quiero decir que dependa del reloj, tampoco. Me pongo un plazo como de dos horas para cada comida. Por ejemplo, la cena es entre las 20h y las 22h, ni antes ni después.

  • No tomar alcohol. Como quien no quiere la cosa, ya llevo un año de abstemia y la verdad es que sienta de maravilla.

  • No beber calorías. En otras palabras: nada de refrescos azucarados ni cosas de esas. La única indulgencia: un ocasional capuccino en Starbucks y una ocasional CocaCola en días de mucho calor.

  • Minimizar el consumo de almidón. Para mi, el almidón es el enemigo, así que poco pan, poca pasta, poca patata y poco arroz. Sin prohibirlos, ojo, que lo prohibido es tentador y no merece la pena pasarlo mal por esto. Desayuno una rebanada de pan integral casero, pero no lo como más en todo el día.
 
  • Menos fritos. Y más plancha y hervido. Ahora en verano, eso se traduce en más barbacoa. La carne y la verdura a la brasa están deliciosos.

  • Menos azúcar. O sea, postres sólo en ocasiones especiales y el café con poco azúcar. Hay gente que prefiere medidas drásticas y lo elimina de golpe y por completo. Yo prefiero que sea gradual y la verdad es que una se acostumbra rápido.

  • Descansar. Sí, no sólo dormir bien y suficientemente por la noche sino también no machacarse en exceso por el día. A mi me cuesta. Ahora me obligo a sentarme al menos media hora después de comer. También tengo un horario más o menos regular de sueño nocturno, más o menos de 12.00 a 8.00, algo que pensé que nunca conseguiría.

  • Mantener la mente ocupada. Peor ocupada en cosas que valgan la pena, en proyectos, en cosas que te ilusionen y en cosas que te distraigan. Todo para no pensar mucho en la comida y en el peso. Antes me pasaba mucho, que me pasaba el día pensando en comer. Me acostaba pensando en el desayno, desayunaba pensando en la comida, y así todo el tiempo.
  • Moverse. Ahora ya no voy al gimnasio. Entre otras cosas porque me he mudado y por aquí no hay ninguno. Pero me regalaron un dvd de pilates adelgazante que me gusta mucho. En sólo 20 minutos, sin salir de casa y sin hacer grandes estragos, puedes hacerlo. Lo malo es que ahora hace muchísimo calor, así que lo he pospuesto, pero quizás debería intentarlo. También me iba bien salir a caminar una hora diaria, pero lo dicho, con este calor no hay quien se mueva.

Volviendo la vista atrás parece que tampoco ha ido tan mal.  Seis meses pasando de la dieta habrían podido pagarse muy caros, con muchos quilos de más, pero no.

Así que aun no tengo claro cuál será el plan de ataque. Lo que sé, de momento, es que el peso oficial de inicio de este segundo asalto es 79 quilos exactos. Como antes, habrá pesaje oficial los viernes y pesaje de tanteo los martes.

Ánimo a todos.













miércoles, 17 de julio de 2013

El retorno



No sé si queda alguien por aquí. La verdad es que después de largarme sin despedirme no puedo pedirle fidelidad a nadie, estaría bueno. Mi último post fue el 21 de enero. Había perdido 0,4 Kgs esa semana y quería terminar el blog con una buena noticia.

Sucedió algo terriblemente trágico en mi familia, algo que me hizo replantear toda mi vida, mi escala de valores, a qué dedico mi tiempo y  mi energía... y concluí que esto del peso y las dietas era una soberana estupidez, una chorrada con todas las de la ley, que no merecía la pena. Si estamos vivos ¿qué más da cuánto pesemos?

Pero después de unos meses muy intensos a diversos niveles, ha llegado la hora de volver a sacar el bikini y la realidad  me ha escupido en la cara... através del espejo. Porque me miro y no me reconozco. Porque yo nunca tuve sobrepeso, nunca hasta el embarazo de hace 8 años, cuando vinieron los quilos para quedarse. Y no sé quién es esa que está al otro lado del espejo. Esa que con sus quilos de más me confiesa que no se cuida. Será que no se ama...

Así que eso de los quilos y las dietas tal vez no sea una chorrada después de todo. Por eso he decidido volver. No sé cada cuánto voy a postear. No sé cuál será el plan. Ni siquiera sé cuánto peso. Pero sé que necesito entrar aquí para soltar todo el lastre que no me atrevo a soltar en mi vida 1.0.
 
Ahora echaré un ojo al blogroll para ver qué ha sido de vosotros. Ver quién ha abandonado el barco y quién sigue al pie del cañón.
 
Os mando ánimos a todos. 
 
A mi también.
 
 



lunes, 21 de enero de 2013

Pesaje oficial y de tanteo

Peso de inicio:  82,3 Kg
Peso anterior: 78,3 Kg
Peso actual: 77,9 Kg
Peso perdido esta semana: 0,4 Kg
Peso más bajo desde el inicio: 77,8 Kg
Peso total perdido: 4,4 Kg
 
El peso oficial del viernes pasado fue de 77,9 kg. ¡Por fin un poco de bajada!
El día del pesade de tanteo es el martes, pero lo hice esta mañana y estaba en 78 kg, que tampoco está nada mal. A ver si para el próximo viernes supero (a la baja) el peso mínimo alcanzado desde el inicio, que fue de 77,8.

Ya sabéis que estoy en una época complicada y muy movida, así que he escrito poco por aquí pero os he ido leyendo a todos. Os mando ánimos a todos.

jueves, 17 de enero de 2013

Felicidad relativa

Ayer me dió un bajón impresionante.

Antesdeayer me había zampado un buen bocata para cenar y luego la culpabilidad me pesaba mucho más que los quilos. Entré en la espiral depresiva-autodestructiva que tan bien conozco. Empecé a auto-convencerme de que soy incapaz de controlarme, de que nunca bajaré de peso, de que nunca me entrará la ropa que espera en mi armario.

A la vez, intentaba pensar que si soy capaz de autoconvencerme de esto, también soy capaz de autoconvencerme de lo contrario ¿no? Así que intenté cambiar el chip, hacer las cosas mejor; además hice unos cuantos recados que había estado posponiendo, le di un buen empujón al libro (creo que hoy, por fin, termino); decidí ignorar la suciedad que invade mi casa (pasa lo mismo cada vez que estoy escribiendo a full), ya tendré tiempo para limpiar.

Y esta mañana he pensado, qué c*ñ* súbete a la báscula a ver qué ha pasado. Y estaba en 78,1 kg. No es un logro inmenso, pero al menos es una bajada: 200 gramitos menos que la semana pasada. De todos modos, el pesaje oficial es mañana, así que ya veremos adónde nos lleva el día de hoy.

martes, 15 de enero de 2013

Hábitos quincenales



Siguiendo el ejemplo de Amelia, me propuse establecer cuatro nuevos hábitos en cada quincena. La primera quincena sólo han sido 13 dias, en realidad, porque aproveché el cambio de año para empezar el día 1 de enero y termine el domingo 13. Veamos, pues cómo me ha ido.
 
1) Escribir mi diario de agradecimientos cada día. He cumplido 8 de 13. No es un resultado excelente pero podría haber sido peor, así que me doy por satisfecha y lo elimino de mi lista. Que lo elimine de la lista no significa que vaya a dejar de hacerlo, sino que considero que puedo hacerlo sin que conste como habito a registrar. Así hago sitio para un nuevo hábito en la lista de esta nueva quincena. Lo cierto es que los días que no cumplí me acordé cuando ya estaba en la cama y, la verdad, me dió pereza levantarme a por el diario, así que ahora lo guardo en mi mesilla de noche que es lo que debería haber hecho desde el principio. Así, si algún día se me vuelve a olvidar, no tengo que levantarme, sólo encender la luz y ponerme a escribir.

2) Comer, al menos, una fruta al día. He cumplido, también 8 de 13, aunque un día la fruta fue en almíbar así que no se si realmente debería contarla como válida. Todavía me cuesta mucho agregar fruta a mi dieta diaria, así que mantengo este habito en la lista por dos semanas más, a ver si consigo que acabe de cuajar.

3) Actualizar este blog a diario. Bueno, de esto sois testigos así que, qué os voy a contar... He cumplido 10 de 13, lo cual no está nada mal. Reconozco que los últimos dos días no actualicé porque he perdido toda la motivación con el asunto de la dieta. Empiezo a estar cansada de hacer las cosas bien y no ver resultados. Tal vez debería hacerle caso a Gitanilla quien en un comentario me recomendó que me tomara las medidas pues a veces el resultado de las cosas bien hechas tarda en reflejarse en la báscula pero eso no significa que no haya cambios. Ayer me llegó un pedido de ropa de verano que compré por internet, porque en breve viajaré al hemisferio sur, y la verdad es que al probármela sí me vi mucho mejor que el verano pasado. Al fin y al cabo, empecé la dieta en septiembre así que algo tenía que notarse aunque la báscula apenas se haya movido. La verdad es que saber que dentro de pocas semanas tengo que volver a sacar los tirantes, las chanclas y hasta el bañador, me motiva a seguir adelante.
 
4) Dedicar al menos quince minutos al día a ordenar alguna parte de la casa. Todavía os debo el post sobre la organización del hogar, pero hasta que no entregue mi libro a la imprenta no voy a hacer nada de esto. Con el hábito he cumplido 6 de 13. Exactamente la primera semana. Muy mal, lo sé. Y además no tengo excusa porque me encantaba ver cómo estaba la casa en esos días y, sobre todo, ver con qué poco esfuerzo se consigue tan gran resultado. Así que este hábito se queda en la parrilla para la próxima quincena. Go, Ally, go...



La segunda quincena ya la he empezado mal, porque tenía que ser del 14 al 27 de enero y aquí estoy, empezando el día 15. Pero no hay problema. Éstos son los cuatro hábitos para la quincena:



1) Comer, al menos, una fruta al día. Éste se queda hasta que lo consiga.

2) Dedicar al menos quince minutos al día a ordenar alguna parte de la casa. Éste también se queda, porque es fácil de hacer y no tengo excusa para haber incumplido. Además el resultado es tan gratificante que bien vale la pena.

3) Caminar al menos una hora al día. Esto por ir moviendo el cuerpo un poco más, que tengo una vida excesivamente sedentaria. Los días que vaya al gimnasio los contaré como hábito cumplido, claro.

4) Levantarme más temprano. No os digo a qué horas me estoy levantando porque me da vergüenza. Para levantarme más temprano necesito también acostarme antes, claro, lo que no sé es si fue antes el huevo o la gallina. Intentaré acostarme 15 minutos antes, porque si me acuesto una hora antes ya sé que no me voy a dormir, así que sería inútil y absurdo. Si me funciona, volveré a adelantar la hora de acostarme 15 minutos más, y así hasta que llegue al horario que quiero conseguir.


Y vosotros ¿tenéis algún reto sobre nuevos hábitos?

 
 
 
 
 


viernes, 11 de enero de 2013

In time


A veces el Universo hace que todo esté en su sitio, incluso cuando parece imposible. O, como decía mi abuela, a veces a Dios se le ve el plumero.

Estaba yo pensando el otro día que sería realmente útil podernos instalar un contador de calorias  en el brazo, como los relojes de aquella peli de Justin Timberlake, In Time. ¿La habeis visto? Es una película futurista, donde no existe el dinero sino que solo hay intercambio de tiempo. Si te queda poco, tienes que espabilar para conseguir más, porque si te quedas a cero, mueres. El pais está dividido en zonas separadas en función del nivel medio de tiempo que tiene cada habitante. Así, los mas pobres siempre van a toda prisa, porque les va la vida en ello. Pero los ricos, que pueden llegar a tener miles de años, se lo toman todo con mucha calma, porque nadie envejece. Cuando tienen que pagar algo, ponen el brazo debajo de una maquinita que les quita el tiempo que deben. Y para cobrarlo, igual.
 

Pensé que qué cómodo seria un sistema así que nos fuera informando de lo bien o mal que nos estamos alimentando. Y entonces ¡zas! descubro la aplicación del coach nutricional para el móvil. A veces dudo de su efectividad porque no me parece muy cientifico el método. Quiero decir, que a veces no estoy segura de estar entrando la informacion correctamente y mucho menos de que me calcule bien las calorías. Pero es muy cómodo porque el movil siempre lo tengo a mano, a diferencia del ordenador. Y, aunque no sea muy preciso, me sirve para tomar consciencia de lo que estoy haciendo; de qué como, cuánto como y cuánto me muevo. Y supongo que por ahi se empieza; por reconocer el problema y tomar consciencia.


El peso de la marmota

¿Sabéis aquella de peli con Bill Murray y Andie McDowell donde siempre se repetia el mismo dia, que era el Día de la Marmota? Pues asi es mi peso, al parecer.

¿Recordáis mi post del sábado pasado? Pues hoy solo tengo que hacer un cortar&pegar:

Peso de inicio:  82,3 Kg
Peso anterior: 78,3 Kg
Peso actual: 78,3 Kg
Peso perdido esta semana: 0 Kg
Peso más bajo desde el inicio: 77,8 Kg
Peso total perdido: 4,0 Kg

No sé si pensar que estoy haciendo algo muy mal, porque no bajo ni un maldito gramo, o si pensar que estoy haciendo algo bien, porque mis hábitos se van asentando, mi ansiedad está bastante controlada y, sobre todo, porque no he subido de peso ¡¡ni en navidades!! Pero, carajo, cómo me gustaria ver algunos gramos de menos la próxima vez que me suba a la báscula.

martes, 8 de enero de 2013

Mi coach en el bolsillo


Por recomendación de una amiga que ha conseguido perder los 10 quilos que le sobraban, me he descargado la app para Android "Noom Weight Loss Coach". Hoy ha sido mi primer dia con ella y me ha parecido fabulosa.

Ingresas tus datos (sexo, talla, peso), objetivos y nivel de dificultad (hay tres niveles) y la app te hace un plan personalizado. Te dice cuántas calorías diarias puedes ingerir y te va calculando las calorías de todo lo que registras como consumido. Resulta muy práctico porque te pone las cantidades en tamaños de cosas como distintos tipos de pelotas, así que no tienes que preocuparte en pesar las comidas (vale, no es muy cientifico el tema, pero es una guía). Te calcula las calorías automáticamente y, además, te saca una pequeña gráfica circular con tres colores, identificando tres tipos de alimentos, y te la compara con tu gráfica ideal.

De momento me ha servido para hacerme una idea de dónde estaba fallando (vale, yo ya sabía dónde fallo, pero si el móvil me da el dibujito y los porcentajes me queda un poco mas claro).

Luego cada vez que te pesas lo registras y te va sacando la gráfica. Si veo que lo voy llevando bien, cambiare al nivel medio (que de momento, como soy un poco cobarde por naturaleza, le he pedido el nivel fácil).


lunes, 7 de enero de 2013

Siniestro total


Vale.
La he liado, pero bien.
Al principio todo parecía normal: mi café con leche y mis tostadas para desayunar, mi pollo asado para comer, he trabajado a pesar de que aquí es festivo y llevo muy bien mis cuatro buenos hábitos de esta quincena.

Y de repente, ¡bam! entro al cine y no puedo evitarlo. He comprado palomitas y, claro ¿qué son unas palomitas sin cocacola? ¡Nada! Así que las he pedido con cocacola. Al menos era zero, pero no sé si hace mucha diferencia después de la cantidad de calorías que tienen las palomitas. Luego, como no me gusta tener la boca salada, me he comido una chocolatina que traía mi hijo. Así, tan feliz, porque si pecamos, pecamos a lo grande ¿no?

Pero lo peor no ha sido eso. Qué va.

Lo peor ha sido que al llegar a casa hemos tenido una bronca  y ¡zas! ha vuelto el fantasma de la "comida-confort". Ya sabéis, esa que nos metemos entre pecho y espalda para ahogar nuestras penas, que casi sería mejor ahogarlas en alcohol, como toda la gente normal. Mi comida-confort ha sido un colacao con magdalenas, ahí, con un par.

Así que ahora me siento fatal y mi cabecita intenta reconfortarme diciendo que menos mal que sólo es lunes y de aquí al viernes, que es el dia de peso oficial, ya habré vuelto al redil y bajado algo de peso.

Lamentable ¿verdad?

domingo, 6 de enero de 2013

Operación chancla




Kyler pasa de bikinis y nos invita a unirnos a la Operación Chancla, del 21/1 al 21/6.



Ésta es su presentación:

  • Tiempo de duración: Hasta el 21 /06/13
  • No es una carrera. 
  • Solo te tienes que marcar un objetivo personal y luchar para lograrlo. 
  • Cuando quieras tienes que mandarme la actualizacion del peso. Cada semana, cada 15 días, cada mes. Como tu te organices. Solo mandamelo para saber como vas.
  • La inscripcion esta abierta.
Si alguna se quiere unir puede hacerlo. Solo me tiene que:
  1. Seguir este blog
  2. Escribir un comentario con el Nick, blog, peso y objetivo
  3. Poner la imagen en el blog y ya esta. 

Ya sabéis que mi objetivo final son los 64 quilos (10 más de mi peso habitual antes de ser madre). Pero mi objetivo final no tiene fecha de caducidad, así que para la Operación Chancla voy a poner un objetivo realista: 2 kgs por mes x 5 meses = 10 kgs perdidos durante la operación. Eso será a calcular a partir del peso que tenga el día 21 de enero por la mañana.

He creado este ticker para la cuenta atrás. En TickerFactory son demasiado glamurosos para las chanclas, así que han puesto este zapato tan elegante...



sábado, 5 de enero de 2013

Todo sigue igual

Peso de inicio:  82,3 Kg
Peso anterior: 78,3 Kg
Peso actual: 78,3 Kg
Peso perdido esta semana: 0 Kg
Peso más bajo desde el inicio: 77,8 Kg
Peso total perdido: 4,0 Kg
 
 
El que no se consuela es porque no quiere. Podría decir que, al menos, no he subido.

viernes, 4 de enero de 2013

Grandes éxitos (4)



Tenía un post preparado para hoy, pero lo guardo para mañana porque acabo de darme cuenta de que ¡¡¡llevo un mes sin tomar cocacola!!! Eso para mi es un GRAN ÉXITO. Y me quedo corta. Porque yo tomaba varias cocacolas al día. Lo reduje a una por semana y, poco después, a una por quincena.

Me ha ido muy bien, lo reconozco, llevar la cuenta en el lateral del blog, para tener siempre presente cuándo fue la última vez que tomé una y cuánto tiempo voy siendo capaz de estar sin tomarla. Claro ue después de ser capaz de pedir un menú en McDonald¡s sustituyendo las patatas por ensalada y la cola por agua, sin hacer ningún esfuerzo, ya puedo decir que estoy desintoxicada del refresco.

Sin embargo, me siento algo débil respecto de este tema. Es un poco como el alcohol, que siento que a la mínima que tome una gota la recaída va a ser brutal.

Esperemos que no.


jueves, 3 de enero de 2013

Hábitos quincenales


Amelia nos contó su truco del almendruco para auto-inculcarse buenos hábitos. Se descargó unas tablas de blog Cuerpo el Dente, que  yo no conocía pero que inmediatamente agregué al Google Reader. Estas tablas sirven para llevar el registro de 4 hábitos durante dos semanas así que, una vez impresas, me puse a pensar para decidir qué hábitos elegir.

No fue fácil, porque era 1 de enero y podía dejarme llevar por la euforia del nuevo año, los propósitos y todo eso. Había que ser realista y no dejarse influir por el exceso de motivación artificial del Año Nuevo. Finalmente, me decidí por estos cuatro:

1) Escribir mi diario de agradecimientos cada día, que por algo es un diario y no un semanario. Soy fan total de Sarah Ban Breathnach, así que este año decidí auto regalarme su Simple Abundance Journal of Gratitude. Una pijada, lo sé, porque bien podría hacer lo mismo en una libreta cualquiera, pero me hacía ilusión (si Oprah tiene uno, yo no voy a ser menos). Se trata de escribir cinco cosas al día por las que te sientas agradecida y realmente te ayuda a cambiar la perspectiva de las cosas.

2) Comer, al menos, una fruta al día. Porque como mucha en verano, pero en invierno es superior a mis fuerzas, así que a ver si obligándome un poco lo consigo.

3) Actualizar este blog a diario. Aunque no siempre registre lo que tomo. Aunque no siempre os diga cuánto peso. Pero al menos para no desviarme demasiado, para no olvidar que sigo teniendo peso que perder y habitos que cambiar.
4) Dedicar al menos quince minutos al día a ordenar alguna parte de la casa. Yo antes era muy ordenada. Como Amelia, aplicaba algunos de los principios de Flylady y tengo que reconocer que me iba genial (otro día os cuento todo lo que hacía). Pero desde que me mudé el año pasado, no he conseguido coger el ritmo para mantener la casa con un mínimo de decencia. Así que empezaremos de a poquitos. Quince minutos al día durante dos semanas. A ver adónde me lleva.