jueves, 17 de enero de 2013

Felicidad relativa

Ayer me dió un bajón impresionante.

Antesdeayer me había zampado un buen bocata para cenar y luego la culpabilidad me pesaba mucho más que los quilos. Entré en la espiral depresiva-autodestructiva que tan bien conozco. Empecé a auto-convencerme de que soy incapaz de controlarme, de que nunca bajaré de peso, de que nunca me entrará la ropa que espera en mi armario.

A la vez, intentaba pensar que si soy capaz de autoconvencerme de esto, también soy capaz de autoconvencerme de lo contrario ¿no? Así que intenté cambiar el chip, hacer las cosas mejor; además hice unos cuantos recados que había estado posponiendo, le di un buen empujón al libro (creo que hoy, por fin, termino); decidí ignorar la suciedad que invade mi casa (pasa lo mismo cada vez que estoy escribiendo a full), ya tendré tiempo para limpiar.

Y esta mañana he pensado, qué c*ñ* súbete a la báscula a ver qué ha pasado. Y estaba en 78,1 kg. No es un logro inmenso, pero al menos es una bajada: 200 gramitos menos que la semana pasada. De todos modos, el pesaje oficial es mañana, así que ya veremos adónde nos lleva el día de hoy.

7 comentarios:

  1. Pues el día de hoy te va a llevar a la gloria absoluta, ja ja ja.

    Hoy he visto en un blog una encuesta que preguntaba si tu físico te impide ser feliz.
    Dios, la mayoría de respuestas eran que sí. Qué pena. Yo he contestado que no, con un par. Estaré en sobrepeso, estaré fea y tó lo que tú quieras, pero eso no me va a amargar la vida, que son cuatro días y ya llevamos dos.



    Un bocata para cenar. No está bien, no es de dieta. Pero ya que te lo has comido... ¿lo has disfrutado? eso es lo que tienes que hacer. Si te saltas "las normas", al menos que te quedes más a gusto que el copón.

    Y los remordimientos déjalos para cuando putees a alguien.
    Para todo lo demás... mastercard
    :-)))

    ResponderEliminar
  2. Yo me he cenado un sandwich de tres rebanadas de pan blanco con pavo frio, ¡¡hala!! para que veas que los demás tampoco lo hacemos perfecto ; P Y déjate ver más que si hay que llorar ya lloramos todos y luego nos damos unas collejitas bien dadas para espabilar ; )
    Un beso Ally y tranqui, ya pasarás la aspiradora, yo tengo que planchar ropa y tengo unas ganas cojonudas vamos!!

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por los 200 gramos, poco pero seguro!!!
    Es bueno que pienses que puedes convencerte de que se puede bajar al igual que a veces nos convencemos de que no podemos!!! MEjor pensar en positivo!

    Un abrazo Ally!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Ally, una "salida" aislada de la dieta tampoco es tan grave, disfruta cuando lo hagas. Creo que hoy en día las mujeres somos demasiado estrictas con nosotras mismas, parece que tenemos que ser un 10 en todos los aspectos de nuestra vida.

    Tenemos que aprender a relajarnos y disfrutar más de la vida, y a veces ese disfrute viene en forma de bocata ;)

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  5. ¿Y lo bueno que está un bocata para cenar? Ni remordimientos ni nada, que no hay que privarse de nada y al final la culpabilidad y la ansiedad son los que hacen que se fracase. Si te sirve de consuelo yo cené anoche un chupito de Jaggermeister y dos birras... jajaja
    Espero que termines el libro y que pasen estos días más chunguillos que has tenido.
    Besos,
    Belén

    ResponderEliminar
  6. Es 100 mil veces muchísimo mejor bajar 200 gramos que subir hasta el cielo, no te desanimes, que lo que has hecho en tu casa y con tu libro recompensa la desviada del plan :)

    Ánimo Ally besos ♥

    ResponderEliminar
  7. Prueba superada entonces. Caíste en la desesperación y los pensamientos negativos y pudiste reconvertirlos en positivos y levantarte. Eres una campeona! Enhorabuena por eso, más que por la pérdida de peso, que en realidad es secundario, piénsalo así. Un besazo!

    ResponderEliminar